jueves, 15 de octubre de 2015

IHP e Instituto Balmis lanzan una campaña para que los profesionales sanitarios se conciencien y se vacunen contra la gripe



 La gripe es un importante problema de salud pública, elevada carga de enfermedad, frecuentes complicaciones o alta tasa de mortalidad que no por repetido anualmente merece menor atención.

Como profesionales de la salud, la primera misión es prevenir, la segunda cuidar, y si es posible curar. Como tales, los médicos tienen la misión de implicarse, tanto en actuaciones terapéuticas como en preventivas, como la vacunación, que destaca por su extraordinario balance positivo beneficio-riesgo y eficacia.
 
Por estas razones, IHP e Instituto Balmis de Vacunas, coincidiendo con las XII Jornadas de actualización en vacunas, que se celebran este fin de semana en Almería, quiere concienciar al resto de profesionales sanitarios para también se vacunen contra la gripe.

Los pediatras tienen la responsabilidad de fomentar la vacunación selectiva de los grupos de riesgo para la gripe, así como del “entorno del paciente”, difundiendo de forma activa en cada paciente que pertenezca a uno de esos grupos la vacunación, no sólo desde la consulta especializada, sino en cualquier oportunidad que se presente con sus pacientes como consulta, urgencias, acto de enfermería, madres embarazadas, etc.

“Hay que vacunar a unos para proteger a otros”, se recuerda desde IHP e Instituto Balmis de Vacunas.

“La vacunación antigripal del entorno de nuestros pacientes, y en especial de los inmunodeprimidos o recién nacidos ingresados, incluye necesariamente a los profesionales sanitarios que los cuidan”, recuerda el Dr. Ignacio Salamanca, especialista en vacunas del IHP.

Según  el pediatra Francisco Giménez, del Instituto Balmis de Vacunas e IHP, “la vacunación de los trabajadores sanitarios (médicos, enfermería, personal administrativo, mantenimiento…) es una asignatura pendiente. Tenemos la responsabilidad ética y moral de vacunarnos nosotros mismos por distintas razones”: Una de ellas es la protección personal y de las familias. También por la transmisión de virus gripales a los pacientes y compañeros. Por evitar el “presentismo, Entre nosotros, aproximadamente el 50% de las gripes son asintomáticas pero, aún sin síntomas contagiamos a nuestras familias, compañeros y pacientes. Con la vacunación evitamos el absentismo, manteniendo el servicio. Y no teniendo que “sustituir” al que no se ha protegido. La gripe es la principal causa de baja laboral en invierno. El pediatra debe ejercer un rol “ejemplar”. ¿Cómo recomendar lo que uno no practica?
“Vacunarnos nosotros para proteger a nuestros pacientes, a nuestras familias, amigos y a nosotros mismos es, por tanto, una cuestión de responsabilidad profesional y un deber ético”.

Este año IHP dispondrá, de nuevo, de Fluenz tetra, vacuna de virus atenuados de administración intranasal, con los cuatro componentes que recomienda la OMS. Además, según indicación podremos administrar Fluarix tetra o Mutagrip.
 
Campaña
La campaña de concienciación consiste en predicar con el ejemplo y vacunarse contra la gripe. Para facilitar este proceso, IHP dispensará de forma gratuita la vacuna entre sus empleados.
Y compartirá las fotos de la vacunación por las redes sociales. Se utilizará el hashtag o etiqueta  #YoTambiénMeVacuno. Esta campaña se propagará por los centros donde presta sus servicios IHP. Y se implicará a otras instituciones.