lunes, 19 de octubre de 2015

Expertos destacan el importante papel del médico de Atención Primaria en el control de las complicaciones de la diabetes

 Actualizar los conocimientos e intercambiar experiencias en el área de la diabetes desde la perspectiva de la Atención Primaria ha constituido el objetivo central de la 8ª Jornada de Actualización Terapéutica de la redGDPS ( Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud), que ha contado con la colaboración de Novartis.
Datos del estudio Di@bet.es1, indican que la diabetes tipo 2 afecta al 13,8% de la población en España. Esta prevalencia aumenta con la edad y se prevé que a nivel mundial, en las dos próximas décadas, sea especialmente significativa entre la población mayor de 65 años. A pesar de ello, según el Dr. JosepFranch, especialista en Medicina Familiar y miembro de la ’redGDPS, “las evaluaciones en los controles de calidad que venimos efectuando desde hace más de 20 años nos muestran que la situación de las personas con diabetes en España es probablemente mejor que en la mayoría de países europeos”.

Además, esta patología afecta al 13,3% de las mujeres entre 60 y 74 años, mientras que en ese mismo tramo de edad la padecen el 11,8% de los hombres. Entre la población femenina está considerada como la cuarta causa de mortalidad en España.
De este modo, en esta edición del encuentro, que ha congregado a más de un centenar de profesionales sanitarios de Atención Primaria, se han planteado algunas de las principales temáticas que inciden en el abordaje de la patología como la diabetes en el paciente anciano, las complicaciones de la enfermedad, la situación del pie diabético en España o la diabetes en la mujer.
La jornada ha servido también para debatir las primeras conclusiones del análisis preliminar del estudioLadydiab puesto en marcha por la redGDPS, que evalúa las diferencias de género en cuanto al grado de control y abordaje terapéutico de la diabetes a partir de las percepciones de los profesionales y los pacientes.

Diabetes y mujer
La diabetes deteriora en mayor medida la salud de las mujeres, y ya está considerada como la cuarta causa de mortalidad entre las españolas. “La mortalidad por diabetes ha descendido excepto en las mujeres. En nuestro ámbito, los datos muestran como el control de los factores de riesgo asociados a la diabetes es claramente peor en la mujer diabética, incluso en prevención secundaria, después de haber padecido un infarto”, ha indicado el Dr. Franch.
Y es que el riesgo de enfermedades cardíacas es la complicación más común de la diabetes, pero estas complicaciones son más frecuentes en la mujer con diabetes que en el hombre con esta patología2. Es más, las mujeres con diabetes que han sufrido un ataque cardíaco tienen las tasas de supervivencia más bajas y menor calidad de vida que los hombres con idénticos problemas2.
Los resultados preliminares del estudio ‘Ladydiab’ muestran que el 67% de los profesionales encuestados considera que tanto los mismos profesionales como los pacientes infravaloran el riesgo cardiovascular que la diabetes supone en las mujeres. Además, según la Dra. Sara Artola, médico internista del Centro de Salud José Marvá de Madrid, “el 41% reconoce que el pronóstico de un evento cardiovascular en la mujer con diabetes es peor que en el hombre”.
La misma doctora ha añadido que “en cuanto a la implicación del paciente, es sabido que las mujeres en general realizan menos actividad física a lo largo de su vida y realizan menos autoanálisis para un buen control metabólico. Existe también una falta de conciencia en las mujeres de la importancia de la enfermedad cardiovascular, puesto que consideran el cáncer de mama como principal causa de muerte”.
A este respecto, las primeras conclusiones del análisis preliminar de los grupos nominales del proyecto muestran que los participantes atribuyen a la enfermedad factores externos, la falta del autocuidado, así como factores hereditarios. Asimismo, aunque saben lo que deben hacer, argumentan ciertas dificultades para ponerlo en práctica debido a complicaciones propias de la edad, falta de voluntad, etc. Ante estas limitaciones, las personas buscan alternativas basadas en sus creencias que justifican una actitud sedentaria y de poco equilibro dietético, mermando el autocuidado.
En concreto, la mujer diabética manifiesta ser cuidadora de la familia e hijos, con lo que abandona los hábitos dietéticos y la actividad física, priorizando el cuidado a los familiares sobre el suyo. Por último, parte los participantes en el programa coinciden, en general, en que “mantener una actitud positiva ante la enfermedad es la clave para un adecuado automanejo”,  ha concluido la Dra. Artola.
Individualizar el manejo de paciente anciano con diabetes
La cifra de la prevalencia de la diabetes tipo 2 aumenta hasta el 30% entre los mayores de 75 años y alcanza casi el 40% en mayores de 85 años. El paciente anciano diabético, a diferencia del paciente diabético joven, presenta particularidades como la presencia de comorbilidades, una elevada heterogeneidad clínica, síndromes geriátricos (deterioro cognitivo, depresión o caídas) y un mayor riesgo de morbimortalidad, que condicionan el diagnóstico y el abordaje de la patología.
Para el Dr. Franch, “los pacientes ancianos son por definición más frágiles y, por tanto, más vulnerables. Ello implica un mayor cuidado, una mayor racionalización de las actividades y unos objetivos individualizados”.

La problemática del pie diabético en España
La diabetes es la primera causa de amputación no traumática de los miembros inferiores en los países occidentales: “el riesgo de amputaciones para los diabéticos es de 8 a 15 veces mayor frente a los no diabéticos”, ha indicado la Artola. 
La amputación de una extremidad tiene un claro pronóstico de mortalidad y nuevas complicaciones. Tras la amputación de una extremidad inferior, la incidencia de una nueva úlcera o de amputación contralateral a los 2-5 años es del 50 %, y la supervivencia de estos pacientes es significativamente menor que la del resto de la población.
A este respecto la Dra. Artola ha destacado “el poco impacto que tiene en España la problemática del pie diabético dentro de las estrategias globales sobre la diabetes mellitus”, la misma doctora ha recordado que “la implementación de unidades multidisciplinares de atención al paciente con diabetes y pie diabético en nuestro país debería ser un objetivo prioritario, ya que se ha demostrado que con este tipo de unidades se puede conseguir una disminución en el número total de amputaciones de hasta un 40 % y de amputaciones mayores del 62%”.