lunes, 5 de octubre de 2015

Estudio Qualify en jóvenes con esquizofrenia: mejoría en funciones sociales y calidad de vida‏

 En España, 400.000 personas sufren de esquizofrenia, una enfermedad cuyos primeros síntomas aparecen al final de la adolescencia o en adultos jóvenes. Por eso, el esfuerzo de la comunidad científica en la actualidad debe dirigirse no solo a controlar los síntomas, sino a lograr una mejoría en la funcionalidad y en la calidad de vida de unos pacientes jóvenes con un trastorno mental grave que puede afectarles de por vida, según se ha concluido en el simposio Esquizofrenia y paciente joven: ¡abre los ojos!, celebrado en Santiago de Compostela en el contexto del XVIII Congreso Nacional de Psiquiatría y organizado por Otsuka Pharmaceutical S.A. y Lundbeck.
 Así lo ha destacado el experto en esquizofrenia y participante en el Simposio, el Dr. John M. Kane,vicepresidente de Servicios de Salud Conductual de la Costa Norte (EE.UU.), quien resalta que “solo un 14 por ciento de los pacientes con esquizofrenia experimentan una mejoría funcional. Y es ahí donde está uno de los principales retos que tenemos los psiquiatras en la actualidad: lograr que la persona con esquizofrenia pueda vivir de la manera más normal posible”.
 Por ello, se quiere conocer cómo tratamientos actuales como los antipsicóticos atípicos inyectables de liberación prolongada (ILP) pueden mejorar la funcionalidad y calidad de vida de los pacientes, y en particular en los adultos jóvenes.
 El estudio QUALIFY** es el primero de este tipo que compara directamente dos tratamientos ILP: aripiprazol una vez al mes y palmitato de paliperidona. Las principales conclusiones del estudio son:
             Una mejoría significativa en funcionalidad y calidad de vida en los pacientes adultos jóvenes tratados con aripiprazol (una vez al mes), en comparación con palmitato de paliperidona, medida por la escala de Calidad de Vida de Heinrichs-Carpenter (QLS) de 10,7 puntos (p = 0,037). Los cambios de más de cinco puntos en las puntuaciones totales de la escala QLS se consideran clínicamente significativos, es decir, los médicos deberían ser capaces de notar estos cambios en la práctica clínica real, ya que hacen referencia a aspectos de la funcionalidad como la motivación, la empatía y la interacción emocional.
 o   Además de la mejoría de los síntomas y de la funcionalidad, el estudio QUALIFY** sugiere una efectividad global mayor de aripiprazol una vez al mes frente a palmitato de paliperidona en base a un perfil de tolerabilidad favorable, con una menor incidencia de acontecimientos adversos relevantes y una tasa de abandonos por cualquier causa numéricamente inferior
 El estudio, que ha sido una comparación directa, aleatorizada, abierta, enmascarada para el evaluador y de 28 semanas de duración, ha constatado la mejoría significativa en los resultados de la escala QLS† de los pacientes adultos jóvenes tratados con aripiprazol una vez al mes1.
 “El estudio Qualify es de notable importancia, porque ha demostrado una mejora significativa con aripiprazol una vez al mes en pacientes adultos jóvenes (primeros episodios y fases tempranas) en aspectos tan importantes como funciones sociales y calidad de vida. Una mejoría precisamente en esta etapa donde los pacientes estudian, comienzan sus carreras profesionales, laborales y sus relaciones personales”, explica el Dr. John Kane, quien añade que “además, no son datos teóricos, sino que se van a ver en la práctica clínica, es decir, el médico va a poder percibirlo en el comportamiento de su paciente”.