viernes, 16 de octubre de 2015

Estudio ASPIRA: la intervención del farmacéutico incrementa en 8,6 puntos la calidad de vida de los pacientes

El IX Congreso Nacional de Atención Farmacéutica, que se está celebrando estos días en Toledo, ha sido el marco elegido para la presentación de los resultados preliminares de ASPIRA: Aspectos prácticos en el servicio de Dispensación de un tratamiento de inicio al paciente asmático”.  Se trata de la primera de las acciones integrada dentro del proyecto “HazFarma, claves para el desarrollo de Servicios Profesionales Farmacéuticos en la Farmacia Comunitaria” que combina formación e investigación y que cuenta con la colaboración de Laboratorios Cinfa.

El estudio ASPIRA –un estudio observacional, descriptivo y multicéntrico— se realizó en 149 farmacias comunitarias de toda España, tras reclutar un total de 832 pacientes. La inclusión de los mismos por parte de las farmacias comunitarias se realizó desde el inicio de la acción en noviembre de 2014 hasta el 15 de febrero de 2015, y el desarrollo del estudio tuvo lugar durante los meses siguientes hasta el 15 de mayo de 2015.

Cada uno de los pacientes reclutados, tras firmar el consentimiento informado, realizó un total de tres visitas: una visita inicial (V1), una segunda visita al mes y medio (V2) y una tercera visita final (V3) a los tres meses después de haber sido incluido en el estudio. En cada visita, se realizaron distintos cuestionarios encaminados a valorar los objetivos del estudio, siendo registrada la información en un Cuaderno de Recogida de Datos (CRD).

Resultados preliminares
De los 832 pacientes reclutados en el estudio, los resultados preliminares arrojan que la mediana de edad fue de 54 años; siendo mujeres el 48,7% frente al 51,3% de hombres. Asimismo, un 26,7% presentaron más de tres enfermedades y un 26,3% tomaba más de 5 medicamentos.


En cuanto al tratamiento más utilizado frente al asma fue la combinación de corticoides inhalados/agonistas beta-adrenérgicos de acción prolongada (CI/LABA) en un 55,1% de los pacientes; seguido por anticolinérgicos y agonistas beta-adrenérgicos de acción prolongada (LABA) en monoterapia (11,3 % y 11% respectivamente). El 70% de los pacientes utilizaron inhaladores de polvo seco.

El tiempo medio empleado en las visitas fue de alrededor de 30 minutos en cada una de ellas. En relación al cumplimiento del tratamiento, se observó un aumento relativo mayor del 30% entre la segunda visita y la visita final. De igual forma, se registró una mejoría relativa al control del asma, observándose mejor control del mismo a lo largo de las visitas.

En relación a la calidad de vida de los pacientes, se observa una mejoría notable tras la intervención del profesional farmacéutico, registrándose un incremento de 8,6 puntos en la Escala Visual Analógica entre la visita inicial y la visita final.

En cuanto a los Problemas Relacionados con el Medicamento (PRM) detectados, los más frecuentes fueron los de incumplimiento y administración errónea. Mientras que el Resultado Negativo asociado a la Medicación (RNM) más frecuente fue el de una inefectividad cuantitativa. Por su parte, las intervenciones propuestas con mayor frecuencia fueron Información Personalizada del Medicamentos (IPM) y la educación sanitaria.

Finalmente, con respecto al cuestionario de evaluación, más del 90% de los pacientes consideraron que la explicación del farmacéutico les ayudó mucho o bastante a mejorar su técnica de inhalación; y el mismo porcentaje consideró que la intervención del profesional farmacéutico les ayudó al control global del asma.