martes, 20 de octubre de 2015

Encuesta sobre “vientres de alquiler” en España con resultados interesantes

Una encuesta realizada por Subrogalia Statistics refleja que más del 60% de la población española ve con buenos ojos que parejas homosexuales tengan un hijo mediante gestación sustitutiva. Según el informe, sólo el 29% de los encuestados se muestran contrarios a que estas parejas tengan hijos a través de las madres popularmente conocidas como ‘vientres de alquiler’.
Analizando los resultados por sexos, las mujeres son más tolerantes a la hora de aprobar la técnica de la maternidad subrogada, con 62% frente al 52% de los hombres que ven bien o muy bien esta práctica. Las mujeres también se oponen menos que los hombres a la hora de que los homosexuales utilicen este tipo de tratamientos: 28% ante un 32%.
Por grupos de edad, los mayores de 66 años son los que se muestran más favorables a que las parejas homosexuales puedan beneficiarse de la maternidad subrogada con un porcentaje del 58% a los que les parece bien o muy bien. Por el contrario, los pertenecientes a los grupos de edades comprendidas entre los 18 y los 45 años son los que menos se posicionan a favor de la gestación sustitutiva, con un 52% que lo vería positivo mientras que un 35% de estos grupos estaría en contra de utilizar esta técnica con el colectivo homosexual.
Madrid es la comunidad autónoma más tolerante a la hora de aprobar la maternidad subrogada, con un 66,1% de sus habitantes que ven bien o muy bien esta práctica. Le siguen Andalucía e Islas Baleares, con un 66% y un 65,8%, respectivamente. Por el contrario, Murcia es la que menos apoya que los homosexuales puedan tener hijos a través de esta técnica con un 57,2% a favor. Islas Canarias y La Rioja son las otras comunidades que completan el ranking de las que se posicionan más en contra de los vientres de alquiler’ con un 59,9% y un 60% de sus ciudadanos favorables a esta práctica.
Esta encuesta del servicio de estudios Subrogalia Statistics se ha llevado a cabo a nivel nacional en 3.000 hogares de toda España. Los resultados de la investigación muestran que la mayor parte de la población se posiciona a favor de la aplicación de esta técnica para ayudar a las personas que no pueden tener hijos mediante métodos convencionales.