viernes, 2 de octubre de 2015

En España el gasto en medicamentos ha crecido en un 58% en los hogares en cinco años

Los hogares españoles destinan una media de 1.378 euros al año a gastos sanitarios, lo que supone un 14% del presupuesto familiar medio, según se desprende de un estudio llevado a cabo por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La organización ha realizado una encuesta a 1.200 personas sobre el dinero que dedican a gastos sanitarios no cubiertos por la sanidad pública y el impacto que tienen estos en sus hogares. La muestra es representativa de la población española según edad, sexo, nivel educativo y lugar de residencia.
Las familias destinan de media casi la mitad de sus gastos sanitarios a los cuidados dentales (614€). Le siguen los cuidados oftalmológicos (197€) y los medicamentos (167€). A continuación se encuentran los gastos destinados a la rehabilitación y fisioterapia (90€) y el gasto en enfermedades crónicas (86€). Los capítulos en los que menos nos gastamos de media son la atención psiquiátrica y psicológica (39€), el embarazo y el parto (35€), los cuidados auditivos (31€) y la ortopedia. OCU recuerda que en el estudio se tienen en cuenta los gastos no cubiertos por algún tipo de cobertura, ya sea la proporcionada por la sanidad pública o por algún tipo de seguro médico privado. En este sentido, un 19% de las familias tiene contratado un seguro médico complementario y el gasto medio por hogar en esta materia es de 1.121€ al año.
Según destaca la encuesta de la OCU, la evolución del gasto sanitario ha sido dispar, ya que, comparando los datos con un estudio similar realizado por OCU en 2010, la partida que más crece (+58%) es la del gasto destinado a medicamentos. Este incremento está motivado, a juicio de OCU, por dos factores principales: el aumento del copago farmacéutico por los recortes aplicados en los últimos años y la medicalización de la vida cotidiana que estamos viviendo últimamente. “Desde OCU ya venimos anunciando lo que estaba pasando a través de la campaña ‘Que no medicalicen tu vida’”, destacan en la organización. Asimismo, en OCU también denuncian que los gastos en rehabilitación y fisioterapia han subido un 45% y los relacionados con los cuidados auditivos un 29%. Otros gastos sanitarios han descendido en comparación con el último estudio. El gasto destinado por las familias a tratar enfermedades crónicas se ha reducido en un 9%, el destinado a los cuidados oftalmológicos un 19% y un 25% el de ortopedia.
Muchas familias se ven obligadas a renunciar o a posponer un tratamiento médico por sus dificultades económicas. “Un 34% de los encuestados ha dejado el tratamiento que estaba siguiendo para más adelante y un 13% lo abandonó definitivamente por carecer de recursos para poder pagarlo. Por especialidades, los retrasos o abandonos se correspondían en un 41% con la atención dental, un 24% con la oftalmológica y un 19% con la fisioterapia”, concluyen desde OCU.