viernes, 9 de octubre de 2015

El Hospital del Sur atiende en sus nuevas instalaciones 4000 consultas en el área de salud mental

Haga clic en Opciones
La Unidad de Salud Mental del Hospital del Sur de Tenerife, dependiente del servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, adscrito a la consejería de Sanidad, presta asistencia especializada a la población de la zona sur de la Isla con importantes mejoras, acercándose así a los objetivos planteados en el borrador del III Plan de Salud de Canarias en el ámbito de la salud mental.
La puesta en marcha del Hospital del Sur ha permitido a los especialistas en salud mental reorganizar los espacios y los recursos existentes destinados al abordaje de diferentes patologías y trastornos mentales en un espacio diáfano que ocupa la segunda planta del centro hospitalario ubicado en el municipio de Arona y que en la actualidad dispone de salas de espera diferenciadas para cada perfil poblacional, salas polivalentes, consultas, salas para los equipos de ECA (Equipo Comunitario Asertivo) y atención domiciliaria, entre otros espacios. 
Dichas instalaciones permiten el trabajo coordinado de un equipo multidisciplinar formado por psiquiatras, psicólogos, enfermeros, trabajadores sociales y auxiliares de enfermería, quienes desde la apertura del Hospital del Sur este mismo año y en los cuatro primeros meses de actividad, han atendido un total de 3.859 consultas.

Entre las mejoras desarrolladas, además de las ventajas que supone la concentración de recursos en una misma ubicación, evitar el traslado desde el sur hasta Santa Cruz de Tenerife para la consulta especializada y ya en el nuevo centro, la disponibilidad de contar con circuitos diferenciados para atender las necesidades específicas de los usuarios adultos y de los pacientes pediátricos.

En este sentido, los profesionales del servicio de Psiquiatría del Hospital del Sur, dependientes del Hospital Universitario Ntra. de Candelaria, realizaron 3009 consultas especializadas para pacientes adultos, mientras que 850 consultas tenían como pacientes a los usuarios más jóvenes.
“El Hospital del Sur ha permitido ampliar la cartera de servicios de salud mental, ya que se cuenta con zonas para terapias grupales y actividades psicoeducativas, entre otras, que complementan la oferta tradicional, pues va más allá de las consultas individuales o familiares que se prestaban hasta ahora”, destaca el Dr. Juan de la Fuente, jefe del servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario Ntra. Sra. de Candelaria.

La Unidad de Salud Mental del Hospital del Sur. Área infantojuvenil
Una de las mejoras más destacadas ha sido la puesta en marcha de circuitos diferenciados para la atención de los pacientes más jóvenes y por otro lado, de los usuarios adultos. En el primero de los casos, la Unidad de Salud Mental del Hospital del Sur ha adaptado sus instalaciones en la segunda planta para prestar asistencia a la población infantojuvenil, convirtiendo esta zona en un espacio distendido, normalizado y adecuado a su edad, con mobiliario y decoración divertida haciendo de las consultas y salas un entorno agradable.
No se trata únicamente de un lugar donde se pasa consulta sino que también cuenta con salas polivalentes en las que se desarrollan talleres psicosociales con los que motivar a los pacientes y a sus familias, como por ejemplo, las clases de ejercicios musicales con el método ‘Zumba’.
Esta práctica permite, además, motivar a los usuarios desde una perspectiva social puesto que interactúan con otros pacientes más jóvenes, fomentando así la participación familiar y comunitaria.

Salud Mental en el borrador del III Plan Salud de Canarias
De esta manera, las Unidades de Salud Mental del Hospital del Sur (infantojuvenil, adultos y enfermos crónicos) que dependen del Complejo Hospitalario Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, en Tenerife, responde a los objetivos que se plantean en el borrador del III Plan de Salud de Canarias, documento que recoge la necesidad abordar de forma integral las patologías mentales, potenciando por un lado de forma prioritaria la atención a la patología infantojuvenil, acercar e incidir en la atención al enfermo mental crónico adulto además de asegurar la continuidad asistencial de personas con trastorno mental grave a través de la red integrada de servicios mediante los equipos de salud mental comunitaria.