jueves, 8 de octubre de 2015

El Diagnóstico In Vitro ha puesto a disposición del sistema sanitario pruebas que pueden contribuir a reducir el absentismo laboral o a disminuir los días de hospitalización

Haga clic en Opciones

Cada año se realiza un promedio de 20 determinaciones de diagnóstico in vitro por habitante. Este tipo de pruebas se utiliza tanto para el diagnóstico y la detección, como para el control terapéutico de enfermedades, de tal modo que –junto con las medidas de prevención- resulta determinante en la mejora de la salud de la población.

En el marco del IX Congreso del Laboratorio Clínico que del 7 al 9 de octubre reúne a alrededor de 1.500 profesionales en Madrid, expertos de primer nivel analizan el valor diagnóstico en la decisión clínica, la innovación, la tecnología y propuesta de valor en el Workshop ‘La contribución del Diagnóstico In Vitro (IVD) a la Salud’, organizado por la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC), laFundación José Luis Castaño (FJLC) y la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN).

El Diagnóstico In Vitro es un sector donde existe un altísimo nivel de innovación, lo que –junto al cambio organizativo- condiciona decisivamente la evolución del laboratorio clínico en la asistencia sanitaria.

En la imagen, de izquierda a derecha: Carlos Sisternas, director de FENIN Cataluña; Jesús Ruedainternational affairs director de EDMA (Diagnostics for Health); Ferrán Pratpresidente del sector  de Diagnóstico in Vitro  de FENIN; la Dra. Imma Caballé, presidenta de la SEQC y la FJLC; el Dr. Antonio Buño, jefe de servicio laboratorio Hospital de la Paz; y Manel Peiro, director del Executive Master en Dirección de Organizaciones Sanitarias de ESADE.