lunes, 19 de octubre de 2015

El Congreso Nacional de Derecho Sanitario se celebra en Almería

Con el objetivo de analizar las subastas de medicamentos desde una perspectiva jurídica, se ha celebrado el taller ‘Contratación pública y subastas de medicamentos en Andalucía’ en el marco del Congreso Nacional de Derecho Sanitario. Dirigido por el presidente de la Asociación Andaluza de Derecho Sanitario, Eduardo Martín Serrano, el encuentro ha explicado el marco normativo de las subastas y ha ofrecido un balance de los diferentes procedimientos legales abiertos contra ellas desde su implantación en 2012.
En el contexto de la tramitación parlamentaria de la Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía, que blindaría las subastas en caso de aprobarse, los juristas participantes en la mesa redonda han coincidido en señalar al dictamen del Tribunal Constitucional como elemento clave en el futuro de este sistema. “Si el Tribunal Constitucional declara inconstitucionales las subastas, no se podrían celebrar más convocatorias, y la primera y la segunda quedarían invalidadas”, declaró José Ignacio Vega Labella, abogado del Estado en excedencia y Ex Secretario General Técnico del Ministerio de Sanidad y Consumo.
Los dos procedimientos abiertos en el Tribunal Constitucional tienen como base un posible conflicto de competencias entre el Estado y la Junta de Andalucía en materia de sanidad y productos farmacéuticos. Tal y como expuso en su intervención César Tolosa Tribiño, Magistrado de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, este problema competencial estaría avalado por el Consejo de Estado. El órgano consultivo ha manifestado en dos dictámenes que las subastas alteran los mecanismos de decisión de precios.

Desabastecimientos en las farmacias andaluzas
Más allá del debate sobre la invasión de competencias, los procedimientos contencioso-administrativos han introducido nuevos argumentos contra las subastas de medicamentos. Así, José Ignacio Vega Labella explicó quelas subastas incumplen la Ley General de Farmacia de Andalucía, que exige que los laboratorios concurrentes acrediten la capacidad de producción en ejercicios precedentes. Sin embargo, las resoluciones de las convocatorias solo piden a las compañías participantes en las subastas una declaración firmada sobre su capacidad de producción.
Según los datos de la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacias de Andalucía (CEOFA),  en enero de 2015 las compañías adjudicatarias de las subastas abastecían menos de la mitad y no llegaban ni al 30% de lo requerido para 95 medicamentos. Los desabastecimientos en las farmacias impiden a los pacientes, especialmente a los mayores, crónicos y polimedicados, seguir sus tratamientos habituales y complican su adherencia al tratamiento.
¿Hay alternativas a las subastas?
Ante el posible escenario de la suspensión de las subastas por el Tribunal Constitucional, la mesa redonda también planteó alternativas a este sistema. En este sentido, José Ignacio Vega Labella manifestó: “hay otros modelos más idóneos, como el sistema de precios seleccionados, que ha sufrido una importantísima modificación en el borrador del Real Decreto, y se ha convertido en una medida mucho más racional”.
Los precios seleccionados permitirían a la Administración central fijar un precio excepcional para una selección limitada de productos, con un alto volumen de unidades o un elevado precio, que se aplicaría en todo el país. Esta medida permitiría participar a todas las compañías que lo deseen, a diferencia de las subastas que conceden la exclusividad a un solo laboratorio.
Los pacientes, lo más importante
Por su parte, Julio Sánchez Fierro, Vicepresidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario, recordó el Artículo 14 de la Constitución, sobre la igualdad de todos los ciudadanos, al referirse a la situación de los pacientes andaluces en el acceso al medicamento. A diferencia del resto del país, la dispensación de medicamentos en Andalucía está limitada a un solo fármaco.
Además, Julio Sánchez Fierro quiso colocar a los pacientes en el centro del debate sobre las subastas: “plantearse el ahorro es necesario, pero los pacientes son más importantes”. Las subastas de medicamentos en Andalucía han sido criticadas por agrupaciones de pacientes nacionales y autonómicas, como la Alianza General de Pacientes, laFederación de Asociaciones de Esclerosis Múltiple de Andalucía, la Asociación Sevillana de Pacientes Anticoagulados y Portadores de Válvulas Cardíacas o la Asociación Malagueña de Artritis Reumatoide, entre otras.