martes, 13 de octubre de 2015

Daiichi Sankyo colabora con el Día Mundial de la Trombosis para aumentar la concienciación sobre el tromboembolismo venoso y arterial

Daiichi Sankyo se enorgullece de aunar esfuerzos con el Día Mundial de la Trombosispara promover en todo el mundo un mayor conocimiento de la trombosis y sus causas, factores de riesgo, indicios y síntomas. El término trombosis se refiere a la formación de coágulos de sangre potencialmente mortales en las venas (trombosis venosa) – lo que produce tromboembolismo venoso (TEV) – o en las arterias (trombosis arterial)1– una de las principales causas de ictus en las personas con fibrilación auricular (FA)
 TEV es el término colectivo utilizado para referirse a dos condiciones: Por una parte está la trombosis venosa profunda (TVP), que es cuando se forman coágulos en venas profundas como las de las piernas. Por otra la embolia pulmonar (EP), que se produce cuando parte de un coágulo de dentro de una vena profunda se desprende y llega a los pulmones, a través de las arterias pulmonares, lo que provoca un estado potencialmente mortal
 El TEV es la causa más importante del número de muertes evitables en los hospitales. El TEV está relacionado con la muerte de 370.000 personas cada año solo en la UE, así que es necesario sensibilizar a la población para otorgar a esta enfermedad la relevancia real que tiene.
 A propósito del Día Mundial de la Trombosis que se celebra hoy, el Dr. Harry R. Büller, Catedrático de medicina interna del Centro Médico Académico de Ámsterdam (Países Bajos), afirma: “Hoy hacemos una llamada a los profesionales sanitarios y responsables de las políticas sanitarias para que den prioridad a la implementación de evaluaciones de riesgo de TEV para ayudar a reducir la amenaza que representa esta enfermedad. También pedimos una mayor concienciación pública y un mayor conocimiento de los indicios y síntomas del TEV que faculte a las personas a actuar rápidamente para buscar atención médica. La campaña del Día Mundial de la Trombosis puede desempeñar un papel fundamental a la hora de ayudar a reducir la mortalidad asociada con el TEV.”
 Se ha comprobado que las evaluaciones de riesgo de TEV reducen significativamente la mortalidad. Los médicos o el personal sanitario deberían practicar una evaluación de riesgo rutinaria en todos los pacientes con movilidad reducida.En esta evaluación también deben tenerse en cuenta factores de riesgo como antecedentes de coágulos, obesidad, intervenciones anteriores, embarazo y el uso de anticonceptivos. La presencia de uno o más de estos factores de riesgo podría indicar la necesidad de tomar medicamentos anticoagulantes, siempre que el paciente no presente riesgo de padecer hemorragia.
La trombosis arterial puede ocurrir como consecuencia de la FA, en la que el ritmo cardíaco es rápido e irregular. Con un ritmo cardíaco irregular, la velocidad del flujo sanguíneo puede disminuir o la sangre puede acumularse y causar la formación de un coágulo; si el coágulo se desprende, puede trasladarse hasta el cerebro a través de las arterias y provocar un ictus. Por este motivo, todos los pacientes con FA deberían evaluarse para determinar el riesgo de ictus
 Hasta un 20% de las personas con FA no presentan síntomas, sobre todo si su ritmo cardíaco no es excesivamente rápido. Por ello, muchos pacientes no se diagnostican con suficiente antelación y a veces el ictus agudo es la primera manifestación común de la FA. Un simple control del pulso puede indicar rápidamente la presencia de FA para muchas personas.

El Profesor John Camm, Catedrático de cardiología clínica en el Hospital Universitario de St. George de Londres y Catedrático de cardiología en el Imperial College de Londres, comenta: “Un pulso irregular puede ser un indicador importante de FA. Por eso, si pedimos al público y a los profesionales médicos que por norma realicen controles del pulso, podemos ayudar a garantizar que a muchas de las personas que corren el riesgo de sufrir ictus se les inste a recibir los tratamientos necesarios para reducir este riesgo. Permitir que los pacientes sepan cómo prevenir los coágulos de sangre debidamente es un paso fundamental para reducir la carga que supone esta enfermedad, teniendo en cuenta que los ictus relacionados con la FA son responsables del 15% de los 15 millones de ictus que se producen cada año en el mundo."