lunes, 5 de octubre de 2015

Celgene reúne a los mayores expertos nacionales en Oncohematología demostrando su compromiso con la investigación



La investigación es la piedra angular sobre la que se asientan las innovaciones terapéuticas y los avances científicos. En el campo de la Oncohematología el buen trabajo de los investigadores se ha visto reflejado en el amplio arsenal terapéutico del que disponen los especialistas para el tratamiento de  patologías como el mieloma múltiple, la leucemia o el linfoma. Por este motivo, y con el fin de seguir avanzando con la misma progresión en el tratamiento de estos tumores, la compañía biotecnológica Celgene ha reunido en Madrid a los mayores especialistas en el tratamiento de las enfermedades oncohematológicas en la Reunión de Investigadores Nacional – Hematología (RIN-HEM).
“Es muy importante que los investigadores compartamos nuestros conocimientos e ideas porque es la forma en que podemos hacer una mejor Medicina”, asegura el Dr. Jesús San Miguel, director de Medicina Clínica y Traslacional de la Universidad de Navarra, en Pamplona.
Este especialista, además, fue el encargado de impartir la ponencia ‘La investigación biomédica: un reto o una obligación’, en la que destacó la importante labor de los clínicos.“En la esencia del acto médico está implícita la investigación. Cuando nos enfrentamos a un paciente y le preguntamos qué le pasa, ya estamos haciendo un primer acto investigador. En la medicina, por tanto, la investigación clínica debe formar parte de nuestra labor asistencial, ya que es lo que contribuye a la innovación en el conocimiento”, señala este experto.
“Esta reunión es una oportunidad para conocer como se está desarrollando la investigación clínica, no solo en nuestro país, sino también a nivel internacional, ya que muchos de los protocolos y ensayos que se han debatido en este encuentro son el resultado de trabajos cooperativos entre diferentes grupos europeos. Ello indica también el nivel y la capacidad de colaboración de nuestros centros en el desarrollo clínico de los nuevos fármacos. Por otro lado, la enorme experiencia y conocimientos de los ponentes invitados hacen que podamos profundizar en las perspectivas futuras en el tratamiento de los linfomas, entre otras patologías”, destaca el Dr. Miguel Ángel Canales, jefe de Sección del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario La Paz de Madrid.
De la misma opinión es el Dr. Jordi Esteve, jefe de Servicio de Hematología del Hospital Clínic de Barcelona, quien destaca la importancia de compartir conocimientos para lograr buenos resultados en investigación. “Se trata de compartir la experiencia con nuevos fármacos en distintas enfermedades por parte de investigadores que tienen más conocimiento en su manejo. Por otra parte, hemos intentado determinar el papel que pueden tener estos nuevos fármacos dentro de estas enfermedades. Es una iniciativa novedosa y actualmente muy necesaria”, puntualiza este especialista.
“Nuestro compromiso con los pacientes está inevitablemente ligado a nuestro compromiso con la investigación. Afortunadamente en España contamos con grandes especialistas a nivel mundial en patologías como el mieloma múltiple, los síndromes mielodisplásicos y el linfoma. Nuestro objetivo es continuar siendo una compañía líder en investigación para seguir aportando soluciones  terapéuticas para aquellas necesidades no cubiertas”, aseguraJose Luis García, director médico de Celgene.
Más fármacos innovadores
En los últimos años el arsenal terapéutico para enfermedades como el mieloma múltiple o la leucemia mieloide crónica se ha visto ampliado notablemente. Sin embargo, hasta ahora, otras patologías se habían quedado atrás en cuanto a avances terapéuticos. “Creemos que el boom de medicamentos en mielodisplasias y leucemia mieloide aguda está por llegar. La tecnología nos permite ahora tener mucho conocimiento de las mutaciones y, por tanto, de las dianas que se pueden tratar”, indica el Dr. Esteve. Según este especialista, en este momento en leucemia mieloide aguda hay algunos medicamentos dirigidos a las mutaciones en IDH1 e IDH2 en los que se están logrando buenos resultados. “Son fármacos interesantes que parecen estar logrando bastantes respuestas y quizá sean medicamentos que vamos a poder usar en los próximos años”, afirma este especialista.
En el caso de los linfomas, el aumento notable del conocimiento de la biología tumoral, especialmente de los mecanismos moleculares, está facilitando el desarrollo de fármacos dirigidos y más eficaces. “Poner todo ello sobre la mesa y hacerlo por parte de los investigadores implicados en cada uno de los ensayos contribuye, sin duda, a mejorar nuestro conocimiento y la capacidad de trabajar en común. En la reunión se expusieron diferentes líneas de investigación en diferentes situaciones clínicas, tanto en primera línea como en recaída, en linfomas indolentes y agresivos. En todos ellos es evidente la integración de terapias convencionales con los fármacos dirigidos, en este caso lenalidomida, con el objetivo común de mejorar los resultados y el perfil de toxicidad de los fármacos tradicionales”, concluye Esteve.
**Pie de foto (de izda. a drcha.):  Dr. Jordi Esteve, jefe de Servicio de Hematología del Hospital Clínic de Barcelona;Dr. Miguel Ángel Canales, jefe de Sección del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario La Paz de Madrid;  Dr. Jesús San Miguel Izquierdo, director de Medicina Clínica y Traslacional de la Universidad de Navarra, en Pamplona.