miércoles, 14 de octubre de 2015

Andalucía realiza el primer trasplante hepático de donante vivo de España de una abuela y su nieto

Andalucía realiza el primer trasplante hepático de donante vivo de España de una abuela y su nieto

La intervención se ha realizado en el Hospital Reina Sofía y es fruto de la generosidad de este familiar, ampliando así las opciones de donación y la esperanza de quienes necesitan un trasplante
Los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía han realizado el primer trasplante hepático de donante vivo en España entre una abuela y su nieto que había nacido con atresia de vías biliares extrahepática, la principal patología que motiva el trasplante de este órgano en la infancia.
Esta intervención pionera, que es fruto una vez más del altruismo consolidado de la sociedad andaluza, sólo encuentra dos precedentes parecidos en nuestro país: dos abuelos que donaron a sus nietos uno de sus riñones. El trasplante se llevó acabo a finales de junio de este año, cuando el bebé, que ahora tiene un año, tenía 9 meses.
Se trata del primer trasplante de estas características que se lleva a cabo en nuestro país, y uno de los primeros en el mundo, a pesar de que cada vez es más común la donación entre familiares. La incompatibilidad para regalar un segmento hepático a su bebé por parte de los progenitores propició que entrara en escena la abuela materna, ofreciéndose ella misma como posible donante.
El director del programa de trasplante hepático del Hospital Reina Sofía, Javier Briceño, reconoce que, de entrada, los sanitarios se vieron sorprendidos con la propuesta, pero enseguida valoraron la situación e iniciaron los estudios de idoneidad. “Las analíticas y las pruebas de imagen confirmaron que la abuela, de 55 años, tenía un hígado perfecto”, asegura el cirujano.
La abuela, Francisca Fuentes, que recibió el alta 4 días después de la intervención, ha donado a su nieto alrededor del 20% de su hígado (al tratarse de un segmento pequeño, el órgano no necesita regenerarse para poder seguir realizando su función correctamente). El pequeño necesitó dos semanas para poder volver a casa y ahora se encuentra perfectamente.
La donante asegura que “darle vida a mi nieto (que la iba perdiendo poco a poco) ha sido para mí la cosa más hermosa. Ahora todo es diferente, ver su cara, su alegría, la vida que tiene… Animo a la dotación a toda la gente; da mucha energía y sirve para que el niño no esté en una lista de espera y sufriendo”.
La intervención se realizó hace tres meses y medio y gracias a ella hoy el bebé disfruta de una excelente función hepática. Ambos, abuela y nieto, se han recuperado satisfactoriamente y acuden al Hospital Reina Sofía, desde Almería, para las revisiones, que al principio son más frecuentes por los exigentes controles que acompañan este complejo proceso.
Tremenda solidaridad
El doctor Briceño indica que la técnica empleada ha sido la habitual en estos casos, el matiz que hace especial esta intervención es “el ejemplo de tremenda solidaridad que hay detrás de esta donación tan emotiva que invita a reflexionar sobre las nuevas vías de obtención de órganos. Estamos acostumbrados a que los padres enseguida muestren su deseo de donar, pero nunca nos habíamos planteado algo así, no nos habíamos encontrado con abuelos que tomaran esta generosa iniciativa. Actitudes como la de esta abuela nos llenan de esperanza, a los sanitarios y a las familias, y nos animan a pensar que hay soluciones para casos extremos”.