jueves, 8 de octubre de 2015

2 de cada 5 hombres sufren hipogonadismo o la testosterona baja

Según datos de la Clínica Doctor T, la primera clínica española especializada en tratamiento de testosterona, 2 de cada 5 españoles varones sufren algún tipo de alteración de la testosterona. El más frecuente es tenerlo bajo.
El principal efecto que produce tener la testosterona baja o hipogonadismo, es que el paciente sufre mayor agotamiento físico, pérdida de la líbido, problemas de erección, acumulación de grasa en zonas abdominales, dificultad de concentración y cansancio generalizado.
La Clínica Doctor T es la primera que nace en España y que se especializa en tratamientos y seguimientos de la testosterona. Dirigida por el Doctor Angel Cunill Castro, endocrino y colegiado, “Nos dimos cuenta de que muchos pacientes se acaban desesperando por no encontrar una solución a los problemas no sólo sexuales sino de fatiga y desarrollo físico. La testosterona es una hormona que afecta a otros aspectos de la vida más allá de la sexual y por lo tanto debe tener su tratamiento adecuado. La testosterona baja es una enfermedad y como tal se puede tratar”. Se trata de un concepto de clínica muy extendida en otros países como Estados Unidos y que hace un seguimiento de la hormona masculina.
La clave del éxito de la clínica se basa en el grado de especialización. Se centra en la testosterona. Empieza con un exhaustivo seguimiento médico, y unos análisis de sangre centrados en los niveles de testosterona para observar en qué rango se encuentra.
Generalmente los pacientes que acuden a nosotros ya vienen después de haber probado todo tipo de soluciones a sus problemas, incluidas la Viagra y otras pastillas. Con un rápido análisis nos centramos en los niveles de Testosterona libre. Existe una tabla que indica si estás por encima, dentro o en la media. Una vez analizada la sangre y con los resultados procedemos a aplicar el tratamiento adecuado a base de inyecciones de testosterona que se dispensan sólo con receta médica en la farmacia”, explica el Doctor endocrino Cunill Castro.
El factor médico es importante ya que todo el proceso está supervisado por el doctor. Desde la extracción de sangre, el análisis en un laboratorio clínico y luego la prescripción y seguimiento. El tratamiento tiene una duración media aproximada de 3 meses, y el efecto de cada inyección alcanza las 3 semanas aproximadamente, pudiendo administrarse en la propia clínica, o en caso de pacientes que residan lejos, se envía por correo. El efecto es inmediato.

Y es que la Testosterona no es un problema que afecte sólo a la vida sexual ni a los mayores. Existe un porcentaje elevado de jóvenes varones de entre 25 y 35 años que ven como además de esa pérdida de la libido, su cuerpo no se tonifica por muchas horas de gimnasio que van, o cómo se agotan con mayor facilidad. Incluso para mayores de 40 años se tiende a confundir los síntomas con “cosas de la edad” cuando son problemas perfectamente tratables.