jueves, 24 de septiembre de 2015

Oftalmólogos abogan por corregir astigmatismos superiores a 1,5 dioptrías mediante lentes intraoculares en la cirugía de cristalino

El astigmatismo es un defecto refractivo que se debe, en la mayoría de los casos, a una curvatura irregular de la córnea y tiene como principal consecuencia una visión borrosa y distorsionada que disminuye la agudeza visual en objetos próximos y lejanos. En la actualidad, afecta hasta al 26% de la población española y, de entre pacientes que se someten a una cirugía de catarata, la incidencia del astigmatismo superior a 1,5 dioptrías alcanza el 30%.
Analizar el impacto de este error refractivo en la visión así como los últimos avances para su corrección durante la cirugía de cristalino son los principales objetivos del simposio “Astigmatismo: Nuevos tiempos, nuevos estándares en salud visual” organizado por Alcon en el marco de la nonagésima primera edición del Congreso SEO, celebrado estos días en Sevilla.
“En España se practican unas 425.000 cirugías de cataratas al año. El 30% de los pacientes presenta astigmatismos superiores a 1 dioptría y astigmatismos postoperatorios de más de 0,50 dioptrías, lo que supone un deterioro de la calidad visual potencial”, subraya el Dr. Javier Mendicute, Jefe de Servicio del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Donostia, de San Sebastián, y Director Médico de Begitek Clínicas Oftalmológicas. “La cirugía de catarata es una oportunidad única para corregir defectos refractivos asociados como el astigmatismo”, añade el mismo doctor. 
Entre las técnicas para la corrección el Dr. Mendicute destaca la implantación de lentes intraoculares tóricas como método eficaz en pacientes con astigmatismos superiores a 1,5 dioptrías: “los astigmatismos de más de 1,5 dioptrías deberían ser abordados con lentes tóricas; en estos casos, las lentes tóricas, frente a las técnicas incisionales, suponen ventajas en cuanto a predictibilidad y estabilidad refractiva a corto, medio y largo plazo”.  Aunque el mismo doctor remarca que para ello “es necesario hacer un sobreesfuerzo diagnóstico y quirúrgico, así como estar adecuadamente formado y disponer de la tecnología necesaria”.

En este sentido, los especialistas reunidos en el encuentro han analizado los últimos avances en los diseños y materiales de las lentes intraoculares, “los nuevos materiales permiten que se despliegue precozmente en el saco capsular y que la lente se ciña a su diámetro, asegurando así la posición y centrado de la óptica y garantizando adhesividad suficiente para no sufrir rotación en el corto y largo plazo”, concluye el Dr. Mendicute