miércoles, 23 de septiembre de 2015

Mayor reducción de la hemoglobina glicosilada en pacientes diabéticos con liraglutida que con lixisenatida

Un nuevo ensayo comparativo directo entre Victoza®(liraglutida) y lixisenatida, ambas en combinación con metformina, ha demostrado una reducción significativamente mayor de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) en adultos con diabetes tipo 2 tratados con liraglutida (-1,83%) frente a los tratados con lixisenatida (-1,21%). Los resultados de este ensayo, denominado LIRA-LIXI, han sido anunciados en el 51º Congreso Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) en Estocolmo (Suecia).

El ensayo LIRA-LIXI, a 26 semanas, comparó la eficiacia y seguridad de Victoza® respecto a lixisenatida, administradas ambas junto a metformina, en 404 personas con diabetes tipo 2. Los pacientes tratados con Victoza® lograron una reducción significativamente mayor de la HbA1c frente a los tratados con lixisenatida a las 26 semanas, alcanzando la variable principal de evaluación del ensayo (-1,83% vs -1,21%; diferencia estimada entre tratamientos [ETD] de -0,62% [-0,80; -0,44]; P<0 style="line-height: 17.3556px;" sup="">1 
Asimismo, un mayor número de personas tratadas con Victoza® lograron el objetivo de una HbA1c menor del 7% (74,2% vs 45,5%; odds ratio (OR) de 4,16; [2,58; 6,73]; P<0 style="line-height: 17.3556px;" sup="">1 y ≤6,5% (54,6% vs 26,2%; OR 3,66; [2,31; 5,81]; P<0 comparaci="" con="" en="" lixisenatida="" n="" p="">

“La diferencia significativa entre liraglutida y lixisenatida en el control de la glucosa en sangre que muestra el ensayo LIRA-LIXI refuerza el valor de liraglutida como un tratamiento eficaz para los pacientes con diabetes tipo 2 sometidos a otro tratamiento con fármacos orales reductores de la glucosa –ha apuntado el profesor Michael A. Nauck, investigador principal del ensayo LIRA-LIXI-. Muchas personas con diabetes tipo 2 siguen sin un control adecuado de sus niveles de glucosa en sangre, cuando es crucial que lo obtengan para prevenir complicaciones de la enfermedad”.

En el mismo ensayo, Victoza® demostró reducciones significativamente mayores en la glucosa plasmática en ayunas (-2,85 mmol/L vs -1,70 mmol/L; ETD -1,15mmol/L [95% CI -1,51; -0,80]; P<0 -0="" -1="" 9="" autocontrolada="" ci="" en="" etd="" glucosa="" i="" la="" mmol="" nbsp="" plasma="" puntos="" style="line-height: 20.8267px;" vs.="" y="">P
<0 comparaci="" con="" en="" lixisenatida.="" n="" style="line-height: 17.3556px;" sup="">1 Lixisenatida, sin embargo, presentó menores incrementos en la glucosa postprandial tras las comidas realizadas después de la administración del fármaco en comparación con Victoza® (comida matinal: -2,12 mmol/L vs -0,88 mmol/L; ETD 1,24 mmol/L; [0,69; 1,79]; P<0 -0="" -1="" 1="" 2="" comida="" etd="" i="" mmol="" style="line-height: 20.8267px;" vespertina:="" vs="">P=0,0039).

En ambos grupos de tratamiento se observó pérdida de peso (Victoza®: -4,26 kg vs lixisenatida: -3,67 kg; ETD -0,59 kg [-1,55; 0,38]; P=0,2347). La presión arterial sistólica y diastólica se redujo tanto con Victoza® como con lixisenatida (presión arterial sistólica: -4,70 mmHg vs -3,49 mmHg; ETD -1,21 mmHg [-3,87; 1,45]; P=0,3722; presión arterial diastólica: -2,62 mmHg vs -2,69 mmHg; ETD 0,07 mmHg [-1,53; 1,67]; P=0,9318, respectivamente).

El perfil de seguridad en el ensayo LIRA-LIXI fue similar entre los dos grupos de tratamiento. Los eventos adversos más comunes fueron de tipo gastrointestinal, incluyendo náuseas y diarrea. No se registraron episodios de hipoglucemia graves.