miércoles, 23 de septiembre de 2015

Más de 2000 psiquiatras en Santiago buscan adecuar la especialidad a la realidad del sigo XXI‏

Arrojar luz sobre la psiquiatría, sacándola de la estigmatización social en la que se encuentra es uno de los objetivos del  XVIII Congreso Nacional de Psiquiatría, que se dará comienzo el 24 de septiembre, y que se prolongará hasta el 26. Francisco Vidal Pardo, presidente del comité organizador del congreso, asume “la intención de acercarse al paciente. La psiquiatría del siglo XXI se centra en la personalización y humanización del tratamiento que se ofrece al paciente psiquiátrico y al enfermo mental grave”, añade el experto.

Desde el punto de vista científico, el congreso abordará la detención precoz de la enfermedad mental grave,  los avances en el estudio de la esquizofrenia, el trastorno bipolar o los trastornos afectivos entre otros, así como la utilización y mejora en los biomarcadores, los avances en fármaco genética, los avances en el abordaje global y tratamiento de los nuevos episodios psicóticos o la valoración de la Patología Dual en los jóvenes.

Asimismo, la cita científica acometerá los nuevos abordajes terapéuticos en la enfermedad mental,  los avances en Psicofarmacología y las más avanzadas técnicas neuropsicológicas. A su vez, el congreso abordará avances muy significativos en el confort y la adherencia del tratamiento psiquiátrico, tanto en plano de las intervenciones psicofarmacológicas y asistenciales como en el apoyo social rehabilitador.

El XVIII Congreso Nacional de Psiquiatría, que se celebrará en Santiago de Compostela entre el 24 y el 26 de septiembre de 2015 bajo el lema ‘Por el buen camino’, convertirá a la ciudad gallega en la capital estatal de la especialidad que marca “la ruta hacia una psiquiatría más personalizada, mas científica y tecnológica, más preventiva, más global y, sobre todo, enfocada hacia una clara mejoría en el bienestar de los pacientes”, tal y como asegura Francisco Vidal Pardo, presidente del comité organizador de un congreso que este año organizará una serie de conferencias abiertas al gran público al objeto de “contactar de manera directa con la sociedad”.

El volumen del congreso se describe en cifras. Así, más de 2.000 psiquiatras participarán en un congreso que en esta edición se abre a otras especialidades médicas como los médicos forenses, los psicólogos clínicos o profesionales de la enfermería psiquiátrica, entre otras, todas ellas vinculadas al trabajo en torno a la salud mental. Todos ellos participarán en los más de 30 simposios, además de cursos y talleres que complementarán una intensa cartera de actividades.

Desde la perspectiva de que “la depresión lleva camino de convertirse en la enfermedad mental de nuestro tiempo”, Francisco Vidal Pardo recuerda que existen una serie de cuestiones que marcarán el programa científico del congreso. Así, el presidente del comité organizador  subraya que el congreso “luchará contra el estigma social de la enfermedad mental” y apunta que “abordará cuestiones tales como los   trastornos afectivos, la utilización y mejora de los biomarcadores o  los avances en la fármaco genética y los nuevos protocolos de actuación”.

El propio Francisco Vidal asegura que “la espacialidad psiquiátrica ha de centrarse en la investigación para mejorar los tratamientos y diagnósticos, e ir hacia una Psiquiatría más próxima y más individualizada que la que se aplica en la medicina en general sometida protocolos”.

Entre ellas hay que destacar el proyecto Psiquiatría Sí, impulsado por la Fundación Española de Salud Mental, la Sociedad Española de Psiquiatría y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, en línea con una iniciativa global europea impulsada por la European Psychiatric Association.