lunes, 21 de septiembre de 2015

Las personas con síndrome de ojo seco tienen tres veces más dificultad para leer, conducir, trabajar con el ordenador o ver la TV

  “Los pacientes que sufren el síndrome de ojo seco tienen tres veces más dificultad para realizar tareas cotidianas como leer, conducir, trabajar con el ordenador o ver la televisión”, asegura el Dr. José María Herreras, del Hospital Clínico Universitario de Valladolid e investigador del Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid, con motivo del simposio que organiza Allergan en el marco del 91 Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología .

Más de 5 millones de personas en España padecen el síndrome de ojo seco, un trastorno ocular que causa malestar, problemas visuales e inestabilidad de la película lagrimal con daño potencial en la superficie ocular. Los pacientes sufren irritación, sensibilidad a la luz, sequedad, dolor, sensación de arenilla, fatiga ocular, problemas para leer y/o sensación de quemazón. “Las personas que lo sufren están de media 16 días al mes con síntomas”, afirma el Dr. Herreras.

En este sentido, la enfermedad de ojo seco “tiene importantísimas implicaciones socio-sanitarias por el impacto que genera en la calidad de vida de los pacientes: a nivel físico, porque origina dolor e irritación ocular; a nivel social, porque la persona se siente como un enfermo; y a nivel laboral, por las alteraciones funcionales que ocasiona”, asegura este especialista. A esto hay que añadir otras consecuencias difíciles de cuantificar, continúa, “como el coste sanitario, el coste indirecto en horas de pérdida laboral, la intolerancia a las lentes de contacto, un peor pronóstico de la cirugía refractiva o un mayor riesgo de infecciones en cirugía ocular”.

Un tratamiento eficaz para el ojo seco
Con el fin de dar solución a esta patología, el Dr. Alberto Ollero, médico adjunto de Oftalmología del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo, explica que OPTAVA FUSION es “la primera lágrima artificial que combina en una sola gota los dos polímeros punteros del tratamiento del ojo seco, carboximetilcelulosa y hialuronato sódico, un derivado del ácido hialurónico , más osmoprotectores, para tratar eficazmente los síntomas de esta enfermedad”. Esta combinación novedosa permite que se alivien los síntomas del ojo seco, se lubrique e hidrate la superficie ocular y la película lagrimal se estabilice, protegiendo al ojo y produciendo menos visión borrosa.

 “El ojo seco a día de hoy no tiene cura y en muchos casos es progresivo, por lo que la ausencia de tratamiento puede conllevar a un agravamiento del mismo. Por esta razón, es importante disminuir la expresión de mediadores inflamatorios, incluso en los procesos leves, y de esta manera frenar o enlentecer la progresión de esta enfermedad crónica. Este efecto podemos conseguirlo con lágrimas artificiales como OPTAVA FUSION, afirma el Dr. Ollero.