miércoles, 30 de septiembre de 2015

La llegada del otoño reseca la piel y agrava las molestias de la dermatitis atópica‏

Haga clic en Opciones

La Dermatitis Atópica, una enfermedad dermatológica caracterizada por la sequedad de la piel, la aparición de lesiones de enrojecimiento, así como la descamación en placas junto con un intenso picor, afecta el 30% de la población infantil en España. Actualmente representa la enfermedad crónica de la piel más frecuente en niños. La mayoría de los casos aparecen en el primer año de vida, aunque los brotes de la enfermedad pueden aparecer a cualquier edad, afectando el 10% de la población adulta. 

Con la llegada del otoño, el frío, los contrastes térmicos y la sequedad del hogar debido a la calefacción, la piel se reseca y se escama. Como consecuencia de estos factores ambientales, las células de la piel reciben menos nutrientes, retrasando el recambio celular y produciéndose una acumulación de células muertas. Asimismo, la piel se siente tirante, y las células muertas impiden que la secreción sebácea llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis. El resultado es una piel seca y sensible que agrava las molestias de la dermatitis atópica.

Las principales recomendaciones para el control de la enfermedad y evitar, en la medida de lo posible, la aparición de los síntomas incluyen mantener una hidratación adecuada de la piel con productos dermocosméticos específicos para el cuidado de la dermatitis atópica así como una la higiene respetuosa y no irritante. “La llegada del frío provoca lesiones en la piel atópica que pueden potenciarse por el uso de irritantes como jabones, alérgenos ambientales como el polvo doméstico, o infecciones como el Staphylococcus aureus. En esta época del año, es muy importante la aplicación de cremas emolientes de forma continuada, para disminuir la sequedad y el picor que produce, hidratar para compensar la pérdida de agua y reponer las grasas que le faltan”, señala Mª Àngels Navarro, pediatra y asesora médica de Multilind®.

MICROPLATA PURA, INNOVACIÓN PARA EL CUIDADO DE LAS PIELES ATÓPICAS, EXTRASECAS Y SECAS

El uso de Microplata pura ha demostrado proporcionar una protección completa para mantener una piel sana e hidratada, creando un escudo cutáneo compuesto por partículas de plata extremadamente pequeñas que actúan exclusivamente en la superficie de la piel, protegiéndola de los microorganismos patógenos. Este nuevo concepto de cuidado dermatológico reduce el riesgo de sobreinfecciones derivadas de las pequeñas heridas que se producen debido al rascado, y además protege y fortalece la función barrera de la piel, disminuyendo el picor y la irritación que padecen este tipo de pieles. 

La innovadora gama de Multilind®MICRO Plata ha sido formulada con Microplata pura a su vez que incorpora ingredientes naturales como el Aceite de Onagra, rico en ácidos grasos esenciales Omega 6, Aceite de Jojoba, Vitamina E y Defensil®, ricos en ácidos grasos esenciales Omega 3, aportando un efecto antiinflamatorio y antipruriginoso. Por su composición sin colorantes, sin perfumes, sin conservantes, sin lanolina, sin emulsionantes PEG, sin corticoides y sin urea,  reduce la posible aparición de alergias y fortalece la función barrera de la piel. 

Además, para una adecuada higiene diaria de las pieles atópicas, Multilind® incorpora una línea específica compuesta por Multilind® Gel de Baño, Multilind®Champú Suave, Multilind®Acondicionador. Su fórmula hipoalergénica y antiirritante sin jabón, con agentes altamente hidratantes, ayuda a restaurar la barrera cutánea y controlar el balance de la flora bacteriana de la piel. Multilind® Champú Suave incorpora extracto de Camomila, que calma el cuero cabelludo sensible y seco, y polímeros acondicionadores de origen natural que dejan el cabello brillante y sedoso.