miércoles, 30 de septiembre de 2015

100.000 niños menores de dos años tienen cada año un episodio de Bronquiolitis Aguda por VRS y el 51,7% se atienden en urgencias‏

Para hacer visible un problema de salud pública de elevada incidencia como la bronquiolitis por VRS especialmente en poblaciones de riesgo, el Comité de Expertos Científicos para el VRS,con el aval de once sociedades médicas y de pacientes, ha celebrado la III Jornada sobre Bronquiolitis en España en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

La Iniciativa Estratégica de Salud para el Virus Respiratorio Sincitial (VRS), impulsada por el propio Comité, ha presentado en esta nueva edición un documento de consenso sobre la estrategia para la prevención y manejo de la Bronquiolitis por Virus Respiratorio Sincitial con el objetivo de establecer un marco de comprensión de la magnitud del problema de la infección por VRS y realizar propuestas para ayudar a reducir el impacto de la infección en niños y mejorar su manejo para reducir los costes sociales, económicos y emocionales que genera. En este sentido, la Dra. Carmen Luna, Neumóloga Pediatra del Hospital Materno-Infantil Doce de Octubre de Madrid, ha explicado que, a pesar de la gran carga de morbilidad que supone esta enfermedad, existe una falta de conocimiento y concienciación a nivel social, económico y emocional, por lo que “es necesario impulsar análisis de la evidencia y fomentar estudios a partir de bases de datos que permitan establecer el impacto de la infección por VRS, establecer condiciones de respuestas más adecuadas de la organización del sistema de salud frente al virus y concienciar a los distintos agentes involucrados de la importancia de su prevención y manejo clínico adecuado”.

En este documento de consenso se propone por tanto dimensionar el impacto socioeconómico y de salud del VRSaumentar la visibilidad social a la importancia de la infección por VRS, además de promover el uso de la ruta asistencial de la BA entre los profesionales, a través de sus Sociedades Científicas, con especial interés a los médicos de Atención Primaria y los Servicios de Urgencias Pediátricos. Como explica la Dra. Luna, “uno de los principales problemas observados en el manejo de la bronquiolitis aguda es la enorme variabilidad en la práctica clínica y así, uno de los objetivos de esta estrategia se dirige a reducir el gasto innecesario y, en ocasiones, perjudicial en el manejo clínico de la enfermedad”.

De acuerdo a la presentación en esta Jornada de los datos recogidos por la Base de Datos Clínicos de Atención Primaria (BDCAP), 270.000 niños tienen, cada año, un episodio de Bronquiolitis Aguda por VRS (BAVRS). De ellos, 100.000 son menores de dos años, correspondiendo un 80% de los casos de estos casos a los menores de un año. Se ha estimado igualmente que cada episodio de BA requiere 5 consultas de Atención Primaria. La duración habitual de los síntomas es de 7-12 días (aunque un 9% puede seguir presentándolos a los 28 días), pero con una duración de la dificultad respiratoria y para la alimentación entre 6-7 días. La BAVRS genera, por tanto, aproximadamente 1,5 millones de consultas de atención primaria cada año y unos 3 millones de días de atención parental para estos episodios.
Referente a la carga que supone la BA en los Servicios de Urgencias, un estudio multicéntrico español informó queel 51,7% de todos los primeros episodios en niños de hasta dos años fueron atendidos en urgencias.

El Dr. Manuel Sánchez-Luna, jefe de Servicio de Neonatología del Hospital G. U. Gregorio Marañón, ha sido el encargado de presentar las conclusiones de un estudio centrado en el análisis de la evolución de la morbimortalidad hospitalaria por BAVRS y la influencia de los factores de riesgo en nuestro país. De acuerdo a este estudio, que ha analizado más de 1.300.000 altas de niños menores de 2 años registrados en la base de datos del CMBD del Sistema Nacional de Salud, el 92,4% del total de los ingresos por BAVRS se focaliza en los menores de un año, especialmente en los menores de 6 meses. Cuando los bebés de alto riesgo, es decir, bebés prematuros, aquellos con cardiopatías congénitas o aquellos con enfermedades pulmonares crónicas, son hospitalizados por BAVRS tienen un riesgo de mortalidad 17 veces más elevada que los niños sin factores de riesgo (y 4 veces superior de reingresar), siendo la mortalidad en los niños con factores de riesgo ingresados por BAVRS mayor que el de cualquier otra causa de hospitalizaciónSin embargo, la mayoría de los niños hospitalizados por BAVRS están previamente sanos.

La población que con más frecuencia ingresa son los lactantes sanos de menor edad, en concreto, con menos de 2 meses. A su vez, son los que representan el mayor porcentaje de rehospitalización o fallecimiento. La explicación obedece a que en nuestro medio la población de riesgo está más protegida frente a la población control, y esto es debido principalmente a la adopción de las medidas higiénicas y de inmunoprofilaxis” justifica el doctor, que advierte de la necesidad de mantener las medidas de higiene, potenciación de la lactancia materna para todos los lactantes e inmunoprofilaxis en este grupo de mayor riesgo, “ya que el riesgo de desproteger a esta población originaría una mayor morbimortalidad”. Al ser la única medida eficaz en este grupo de riesgo frente al VRS, la administración de la inmunoprofilaxis con anticuerpos monoclonales (que debe ser administrada mensualmente durante la época de mayor contagio, de octubre a marzo) reduce el riesgo de ingreso hospitalario y la gravedad de los cuadros respiratorios de forma significativa, así como algunas de las complicaciones a medio plazo de la bronquiolitis aguda.

En representación de los grupos de riesgo frente a las infecciones respiratorias agudas, Amaya Sáez, presidenta deAlianza Aire, ha presentado la campaña #StopBronquiolitis. “Nuestra iniciativa promueve la prevención dentro de las familias de los lactantes, especialmente de los grupos de riesgo, así como en entornos infantiles (guarderías, colegios, centros de atención temprana) y también en los laborales. Difundimos la importancia del lavado de manos, así como la lactancia materna al menos hasta los 6 meses. Hay que evitar tanto el tabaco como el ambiente con humo, sobre todo en el hogar cuando hay niños, y también los ambientes con alto riesgo de contagio, como son en plena estación epidémica aglomeraciones o los propios centros de salud”, explica Sáez, que añade ”estas prácticas, junto a la información y apoyo a la profilaxis farmacológica de uso intrahospitalario de acuerdo a las recomendaciones que la Sociedad Española de Neonatología (SENeo) actualizó en septiembre de 2014 para determinados niños dentro de los grupos de riesgo, han constituido los principales mensajes que #StopBronquiolitis ha difundido en la pasada estación epidémica y en los que seguiremos profundizando”.