miércoles, 19 de agosto de 2015

Una buena alimentación reduce hasta en un 80% los casos de gastroenteritis en verano

El Hospital Vithas Xanit Internacional, perteneciente al grupo sanitario Vithas, nos recuerda la importancia de comer bien en verano para evitar patologías intestinales comunes en estos meses de calor como es la gastroenteritis, que afecta cada verano a más del 30% de la población.

“A pesar de que la gastroenteritis es una de las patologías más frecuentes en verano, debido a que las bacterias necesitan temperaturas entre 36 y 37 grados para sobrevivir y reproducirse, es posible prevenirla si se siguen una serie de pautas alimentarias. Debemos tener especial cuidado con las carnes, frutas y verduras y pescados y mariscos, ya que éstos son los alimentos más susceptibles a estar contaminados. Evitar alimentos que contengan huevo, sobre todo si no han sido cocinados y tratados por nosotros mismos, puede ayudarnos también a prevenir esta patología producida frecuentemente por bacterias como la Salmonella o toxinas bacterianas como el Estafilococo, presente en muchos alimentos y que se desarrollan con el calor”, explica Rafael Estrada, dietista del Hospital Vithas Xanit Internacional, quien añade que “beber agua embotellada cuando viajemos y no echar hielos en las bebidas, así como intentar que los alimentos no permanezcan mucho tiempo expuestos a altas temperaturas y una buena conservación y refrigeración de las mismos también ayuda a prevenir la gastroenteritis”.

Desde el Servicio de Endocrinología y Nutrición del hospital nos recuerdan, además, que hay alimentos que ayudan a nuestro organismo a funcionar mejor en verano, “Debemos incrementar el consumo de alimentos de temporada como el tomate, que contiene grandes cantidades de agua y es rico en vitaminas (del complejo B, C y E), minerales (potasio y magnesio) y fibra o el pescado, rico en ácidos grasos de la serie omega-3, que regulan el colesterol. La albahaca (que contiene potasio, magnesio y calcio), la fruta fresca (que contiene vitaminas, minerales, fibra y líquido), los alimentos con vitamina A (como el melón, pomelo, brócoli o espinaca) o aquellos que contienen Vitamina E (que podemos encontrar en los frutos secos), son alimentos que ayudan, además, al cuidado de nuestra piel”, explica el dietista.

“También es recomendable, para ayudar a nuestro organismo a soportar mejor el calor y prevenir patologías estomacales, consumir frutas de temporada como la sandía o el melón, ya que poseen bastante fibra y agua, lo que los hace buenos diuréticos, indispensables para eliminar ciertas toxinas por la orina. Y, por supuesto, hay que beber mucha agua (entre uno y dos litros y medio diario), ya que posee multitud de beneficios para nuestro organismo, como el mantener la tensión arterial, nutrir las células, hacer funcionar el riñón y eliminar sustancias de desecho. Es la base de los fluidos corporales como la orina y la sangre”, añade Rafael Estrada.