lunes, 10 de agosto de 2015

La receta electrónica facilita que unas 321.000 personas al mes en Andalucía puedan retirar sus medicamentos sin tener que solicitar un reintegro de los gastos

La Junta evita que los pensionistas andaluces adelanten casi 100 millones de euros por la aplicación del copago en farmacia

La Consejería de Salud ha evitado que los pensionistas andaluces hayan tenido que adelantar 99,7 millones de euros por la aplicación del copago en farmacia regulado en el Real Decreto Ley 16/2012 desde que se puso en marcha en julio de 2012. Esta medida, impuesta por el Gobierno central desde hace un año, obliga a los pensionistas a pagar entre el 10% y el 60% del coste de sus tratamientos y establece que el usuario abone y después solicite un reintegro de los gastos si se superan los límites mensuales.
En Andalucía, gracias a la extensión de la receta electrónica, los pensionistas no tienen que solicitar dicho reintegro, ya que el sistema de Receta XXI permite cobrar sólo hasta los umbrales máximos establecidos por el Ministerio, evitando así que los ciudadanos tengan que adelantar dinero por la compra de sus fármacos. La estrategia digital Diraya, sobre la que se desarrolla la receta electrónica, permite cruzar directamente los datos clínicos de los pacientes andaluces con la información económica y laboral ofrecida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.
Así, un total de 321.000 personas al mes benefician de este procedimiento, con lo que han evitado tener que adelantar dinero en el momento de la retirada de sus medicamentos. Con este procedimiento, se ha evitado también la tramitación de 11,2 millones de expedientes administrativos estos tres años.
Formulario para reclamaciones
Los usuarios del Sistema Sanitario Público de Andalucía disponen de un formulario para resolver su reclamación ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en relación a su cobertura sanitaria pública o su situación de aportación en la prestación farmacéutica (copago) que pueden descargar en las páginas web de la Consejería y del Servicio Andaluz de Salud. Este cauce fue habilitado por el INSS a petición de la Consejería de Salud.
Con el fin de resolver las discrepancias surgen entre los datos que figuran en determinadas tarjetas sanitarias y la situación real, el Instituto Nacional de la Seguridad Social creó un instrumento de reclamación y subsanación de posibles errores o desactualizaciones.
En Andalucía, la Junta habilitó sus canales propios para facilitar el acceso de los usuarios a esta vía de subsanación. Para ello, todos los centros de salud andaluces así como las páginas web de la Consejería de Salud  (www.juntadeandalucia.es/salud) y del Servicio Andaluz de Salud (www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud) ofrecen a los usuarios un formulario para aclarar su situación de aseguramiento y copago.
Una vez completado, este documento debe presentarse en cualquier registro oficial (ayuntamiento, diputación, cualquier registro de la Junta de Andalucía o de la universidad) desde donde lo enviarán al Instituto Nacional de la Seguridad Social para que sea este organismo el que tramite las modificaciones pertinentes, ya que este procedimiento es competencia exclusiva del Gobierno central.