miércoles, 15 de julio de 2015

El 94,1% de los aspirantes médicos de la Universidad Europea superan la nota de corte de la prueba MIR 2014-2015

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha publicado los porcentajes de aspirantes médicos que han superado la nota de corte de la prueba MIR 2014-2015. Con un 94,1%, la Universidad Europea se sitúa en el duodécimo puesto de esta clasificación, muy por encima de la media general (88,5%) y superando a universidades públicas de prestigio de la talla de la Complutense de Madrid, Alcalá de Henares o Autónoma de Barcelona. Entre las universidades privadas, la Universidad Europea ocupa la quinta posición, a escasos 1,7 puntos de la segunda clasificada, la Universidad de Navarra.

En la convocatoria 2013-2014, la Universidad Europea presentó su primera promoción de graduados en Medicina al examen de MIR, de los cuales dos se situaron entre los 150 primeros puestos, el 95% superó la nota de corte, el 36% consiguió entrar entre los primeros 2.500 puestos, y más de un tercio de ellos se encuentran entre los 1.000 primeros puestos.
Desde la Universidad Europea se ve fundamental la evaluación de competencias prácticas a partir de dos vías marcadas. La primera es el contacto precoz del alumno con la simulación clínica y la educación interprofesional, que se realiza de manera intensiva en la asignatura de 2º curso de “Introducción a la Práctica Clínica (IPC)”. Esto caracteriza el innovador modelo académico de la Universidad Europea y tiene por objetivo preparar al estudiante de cara al ámbito hospitalario que va a conocer en los cursos posteriores. Mediante el uso de maniquíes y en clave de simulación, el alumno va adquiriendo competencias sobre cómo debe tratarse al paciente tanto en su vertiente clínica como en la humanística. La segunda vía es la de la evaluación de competencias prácticas durante el periodo de rotación hospitalaria.
Con todo ello, la Universidad Europea ha instaurado el examen ECOE desde su primera promoción del Grado de Medicina. Se trata de una metodología exigente de control a través de la cual los estudiantes pueden poner en práctica las habilidades clínicas adquiridas durante su formación.
Gracias a esta prueba que se realiza cuando los alumnos concluyen su formación de pregrado, y antes de comenzar la formación como especialistas tras el examen MIR, se permite comprobar la capacidad de los estudiantes para ejercer la práctica clínica.