viernes, 12 de junio de 2015

Un estudio indica que se debe reducir la prevalencia de lipohipertrofias para poder estabilizar la variabilidad glucémica en personas con diabetes

Un estudio reciente realizado por Blanco et al ha concluido que una correcta rotación de la zona de pinchazo es un factor crítico para la prevención de lipohipertrofia, la cual está asociada a una reducción en la variabilidad glucémica, hipoglucemia, consumo de insulina y en costes.

El estudio destaca la correlación entre la presencia de lipohipertrofia y la variabilidad glucémica. La lipohipertrofia se puede definir como un endurecimiento del tejido graso sub-cutáneo en la zona del cuerpo donde normalmente se inyecta la insulina. En estos casos, la absorción de la dosis se ve afectada y puede derivar en hipo o hiperglucemias. Un buen control glucémico es fundamental para la prevención y disminución del riesgo de desarrollo a largo plazo de patologías como retinopatía, nefropatía y neuropatía.

Blanco et al. reveló en este estudio que aproximadamente dos tercios (64%) de los pacientes que utilizan insulina desarrollan lipohipertrofia .El estudio reveló también que 39.1% de los pacientes con lipohipertrofia tuvieron episodios de hipoglucemias (sin explicación aparente), comparativamente con los 5.9% de los pacientes sin lipohipertrofia. El estudio describe también que 49.1% de los pacientes con lipohipertrofia tuvieron problemas de variaciónglucémica frente al 6.5% de los pacientes sin lipohipertrofia.
Las mejores medidas preventivas para la aparición de lipohipertrofia pasan pon una correcta rotación de las zonas de inyección y él no reúso de las agujas. Después del primer uso, una aguja se empieza a deformar y su uso constante puede dañar el tejido. Durante el estudioBlanco et al. observaron que la presencia de lipohipertrofia estaba asociada con el reúso de las agujas, siendo que cuantov mayorreúso, mayor la presencia de lipohipertrofia.De acuerdo con un estudioepidemiológico Europeo sobre técnicas de inyección, el riesgo de desarrollar lipohipertrofia es 31% superior si se reúsan agujas, frente a los pacientes que no reúsan. 

Los resultados de Blanco et al. revelaronque el 98% de los pacientes con lipohipertrofia no rotan las zonas de inyección o rotan de manera incorrecta , mientras que solo un 5% de los pacientes que rotan correctamente tienen lipohipertrofia.

Debido a la variabilidad del espesor del tejido graso subcutáneo, una mayor área de rotación de las zonas de inyección aumenta el riesgo de una inyección intramuscular. No obstante, aun inyectándose en un ángulo de 90º grados sin pliegue, el uso de agujas cortas (4mm) reduce el riesgo de inyección intramuscular. El uso de agujas de 4mm es recomendable para adultos, independientemente de su IMC, (índice de masa corporal), bien como para niños y jóvenes (aunque puedan necesitar  realizar la inyección con pliegue). Los pacientes han afirmado que experimentaronmenos dolor con este tipo de agujas durante la administración de la insulina, lo que también puede mejorar la adherencia al tratamiento, confort psicológico y calidad de vida.

Este estudio también demostró que los pacientes con lipohipertrofia consumen más insulina ya que estas zonas de tejido adiposo endurecido funcionaban como “barrera” a la absorción; Los pacientes consumieron durante este estudio un promedio de 15 unidades menos de insulina cuando no existían lipohipertrofias, lo que, teniendo en cuenta los datos de España, podría representar un ahorro sanitario estimado de 122 €millones de Euros.

Kenneth Strauss, endocrinólogo y Director de Seguridad en Medicina de la Asociación Médica Europea y Director Médico Global de BectonDickinsonBD,comenta: “El estudio de Blanco et al. señala la importancia de una correcta técnica de inyección para lograr un control glucémicoadecuado. Para evitar la variabilidad glucémicay sus consecuencias negativas, cada persona con diabetes y con tratamiento con insulina debería rotar sus zonas de inyección, nunca reutilizar la aguja y aprender a auto-detectar la lipohipertrofia. Las zonas de inyección se deben mirar y palpar, por lo menos, cada seis meses por un profesional sanitario y se deben explicar los beneficios del uso de agujas de menor tamaño. Una incorrecta absorción de insulina y la variabilidadglucémicapueden verse reducidossiempre que se proceda a una correcta rotación de las zonas de inyección y, para mejores resultados, se utilice una aguja de 4mm. El hecho de que aproximadamente dos tercios de las personas con diabetes tengan una lipohipertrofia es alarmante y se deberían realizar todos los esfuerzos posibles para cambiar esta situación.”