lunes, 29 de junio de 2015

Los pacientes con EPOC leve podrían presentar más riesgo de padecer cáncer de pulmón que aquellos con EPOC grave



Los pacientes que presentan una EPOC leve podrían tener un mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón, comparado con aquellos cuya EPOC se encuentra en un estadio avanzado. Así lo revela una investigación que acaba de recibir el Premio SEPAR-Takeda a la mejor Comunicación Científica en el Área de EPOC presentada en el 48º Congreso de SEPAR 2015, y que determina la relación entre ambas enfermedades.

“Usualmente se presta más atención a aquellos pacientes que tienen mayor grado de obstrucción, porque están más sintomáticos y consultan más frecuentemente en nuestras consultas”, explica la Dra. Pilar Rivera, Neumóloga recientemente graduada en la Clínica Universidad de Navarra y directora del proyecto.  Sin embargo, contrariamente a lo que se pensaba, “los pacientes con menor grado de obstrucción son aquellos que desarrollan más frecuentemente cáncer de pulmón, y es a ellos a quienes deberíamos prestar mayor atención, invitándolos a abandonar el hábito tabáquico si aún no lo han hecho, y quizás incluyéndolos en programas de cribado de cáncer de pulmón”, afirma la doctora.

Las razones de que exista un menor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en pacientes con grado de obstrucción más severa no están claras, y son objeto de investigaciones actuales. Según explica el Dr. Juan Pablo de Torres, Neumólogo de la Clínica Universidad de Navarra y también coordinador del proyecto, “algunos investigadores han postulado que, si bien la inflamación de bajo grado puede ser carcinogénica, los altos niveles de inflamación en las vías respiratorias de estos pacientes con EPOC grave pueden tener un efecto protector contra el cáncer. Asimismo algunos autores postulan el desarrollo de mecanismos autoinmunes en estos pacientes que les permitirían `evitar´ el desarrollo del cáncer”.

Lo que sí se sabe con certeza es que “la presencia de EPOC aumenta entre 2 y 3 veces el riesgo de morir por cáncer de pulmón”, tal y como indica la Dra. Rivera. “Una vez tenidas en cuenta las otras causas de muerte de la enfermedad, los pacientes con EPOC con menor obstrucción al flujo aéreo tienen un mayor riesgo de morir por cáncer de pulmón, sugiriendo una mayor susceptibilidad a desarrollar esta enfermedad neoplásica”, asegura.

En el estudio han participado 2.471 pacientes con EPOC, de los cuales 1.581 fueron pacientes españoles de la Clínica Universitaria de Navarra (Pamplona), Hospital Universitario Miguel Servet (Zaragoza) y Hospital Nuestra Sra. de Candelaria (Tenerife). Además los autores de la investigación aseguran que, enla población seleccionada de los fumadores con EPOC, “la densidad de incidencia de cáncer de pulmón fue de 16,7 por 1.000 personas-año”.

“Desde SEPAR, apoyamos este tipo de proyectos que se centran en mejorar el conocimiento relativo ala EPOC”, afirma la Dra. Inmaculada Alfageme, presidenta de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, quien destaca la importancia de profundizar en esta dolencia debido a que “se trata de una enfermedad respiratoria crónica con una alta incidencia en nuestro país, ya que afecta al 10% de las personas de entre 40 y 80 años”.

Por su parte, la directora del Departamento Médico de Takeda, Carmen Montoto, destaca que “con esta iniciativa, Takeda demuestra su compromiso con este tipo de investigaciones que aportan valor a la sociedad, y que ayudan a avanzar en el manejo de enfermedades que afectan gravemente la salud de los pacientes, como es el caso de la EPOC”.  La Dra. Montoto recuerda además que “esta patología tiene una elevada tasa de infradiagnóstico que alcanza el 73%”.