jueves, 18 de junio de 2015

Las pipas de girasol: un saludable aporte de folatos para embarazadas

Las mujeres embarazadas necesitan grandes dosis de folatos para asegurar sus necesidades nutricionales y un correcto desarrollo del feto. Las pipas de girasol son el  alimento perfecto para ellas, gracias a su alto contenido en vitaminas del grupo B, folatos y antioxidantes.

 Las pipas de girasol contienen grasas mono y poliinsaturadas, muy importantes para el buen funcionamiento del organismo. Además, son ricas en nutrientes como la vitamina E o el magnesio, que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y ayudan a reducir el riesgo de padecer Alzheimer o Parkinson.


De hecho, los datos sugieren que resulta más beneficioso para el organismo el consumo de alimentos ricos en vitamina E como, por ejemplo, las pipas peladas de girasol, que la ingesta de suplementos de vitamina E adquiridos en comercios.

Están especialmente indicadas para mujeres embarazadas, o en busca de un embarazo, debido a su alta concentración de folatos, un nutriente indispensable para el buen desarrollo del feto y cuya carencia está ligada a un retraso en el crecimiento y a defectos como el desarrollo de espina bífida.

Los folatos son componentes de los alimentos que intervienen en la formación, desarrollo y maduración de glóbulos rojos, transportando oxígeno desde los pulmones hasta todas las células del organismo. Durante la gestación, las necesidades de este componente aumentan con respecto a las mujeres no gestantes, lo que se debe a un incremento del volumen de sangre y, por tanto, un aumento en la formación y maduración de glóbulos rojos.

Las semillas de girasol son un elemento rico en este nutriente. Los valores de folato obtenidos en diferentes alimentos, comúnmente asociados con esta vitamina.