viernes, 12 de junio de 2015

Las avispas y abejas son unos turistas veraniegos muy problemáticos

 La temporada estival se caracteriza, además de por la llegada del merecido descanso anual, por la aparición de mosquitos, abejas y avispas que pueden hacer mucho daño y aguarnos las vacaciones.
Para prevenir los efectos de la picadura del mosquito, existen múltiples métodos muy eficaces en la farmacia, como pulseras, cremas, ultrasonidos, etc.
En esta época del año aparecen también otros “turistas inesperados”, como las abejas y las avispas. Según datos publicados en estudios científicos, en la actualidad un 2,3% de la población presenta reacciones graves tras la picadura de estos insectos, Se estima, tras conocer los  datos de la Sociedad Española de Alergología  e Inmunología Clínica que se producen  hasta 20 muertes anuales en España por esta causa, con una mayor incidencia en verano.
Afirma el doctor Ignacio García Núñez, especialista en alergología de Hospital Quirón Campo de Gibraltar, que las  picaduras producen cuatro tipos de síntomas: reacción leve, que es la más frecuente (menos de 10 cm de diámetro); reacción local extensa (mayor de 10 cm de diámetro); reaccioón en la piel generalizadaa (urticaria, angioedema) y, por último, un cuadro grave o anafilaxia (ahogo, mareos, náuseas, vómitos, sensación de gran mal o muerte inminente, etc.), que es la menos habitual”.

El experto hace especial hincapié en “dos situaciones especiales a tener en cuenta: por un lado, las reacciones locales extensas, tras la picadura de avispa o abeja, pueden evolucionar a un cuadro más generalizado (urticaria, anafilaxia) tras nuevas picaduras, por lo que estos pacientes deben tener especial cuidado; por otro, las personas que presenten cuadros de hinchazón en una zona diferente a la de la picadura, que se catalogan como reacciones generalizadas. 
Es importante tener en cuenta, continúa el doctor, “las picaduras en la cara y el cuello, pues son muy escandalosas por la deformidad que producen por la ausencia de tejido laxo en la cara y por la compresión en el cuello, generando una sensación de ahogo”.

Cómo reaccionar tras una picadura de abeja o avispa
El doctor García nos aconseja los pasos a dar tras una picadura:

·         Mantén la calma.
·         Aplica hielo en la zona o un trapo limpio humedecido (la aplicación de barro en la zona disminuye el tamaño de la picadura pero nos exponemos al riesgo de infección).
·         La extracción del aguijón debe hacerla el especialista, porque corremos el riesgo de meter más veneno en el cuerpo o extender la picadura por arrastre.
·         Usar antihistamínico para reducir el picor o algún antiinflamatorio (paracetamol, ibuprofeno, etc). para rebajar  el dolor y la inflamación. El empleo de corticoides orales o tópicos también es otra opción válida y efectiva. Eso sí,  siempre bajo prescripción médica.
·         En pacientes diagnosticados de alergia al veneno de avispas o abejas y con reacciones moderadas-graves, el uso de autoinyectores de adrenalina es la solución que puede salvar sus vidas . Tras su aplicación  debe acudir al servicio de rgencias más próximo.

Como prevenir las picaduras de avispas y abejas
En el caso de las abejas, debemos evitar el empleo de ropas con colores muy vivos (rojos, morados, amarillos, etc), ya que, como las flores, las atraen y desechar el empleo de perfumes, para no atraerlas. La prevención de los aguijonazos de las avispas se logra no dejando basura ni comida al aire libre (son carnívoras),  no andando descalzo por el campo o por zonas ajardinadas, así como no introducir las manos en agujeros. Las avispas hacen sus nidos en dos lugares: el suelo (véspulas) y  el aire (polistes).

En el servicio de alergología de Quirón Campo de Gibraltar  se efectúar un estudio a los pacientes con sospecha de alergia al veneno de avispas o abejas en función de una historia clínica donde se valorará el insecto causante de la reacción y el tipo de resta, así como factores agravantes (enfermedades cardiacas, mastocitosis, etc.).
“En los casos de pacientes con cuadros generalizados (urticarias, anafilaxias), se plantea la posibilidad de vacuna, que es el único tratamiento curativo con una efectividad cercana al 90-95%”, explica el especialista. ”Por otro lado, los pacientes con cuadros generalizados serán adiestrados en el manejo de autoinyectores de adrenalina, para su administración en caso de una reacción moderada-grave, ya que le salvará la vida  en caso de nuevas picaduras”, concluye.