viernes, 5 de junio de 2015

La SEOR apuesta fuertemente por las TIC con el objetivo de dar una mayor visibilidad a la Oncología Radioterápica

Según datos de la Comisión Europea, los índices más altos de salud electrónica de las organizaciones y profesionales sanitarios se encuentran en Dinamarca, Estonia –ambos países con un 63%-, Suecia y Finlandia –con un 62%-. La tasa de España es del 51%, nueve puntos por encima de la media europea, del 42%. En relación a la alfabetización digital de los pacientes españoles, un 55% de ellos utiliza internet en la búsqueda de información de salud con diversos fines. Sin duda alguna, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) “están transformando la relación médico-paciente, cada vez más centrada en el paciente y con un carácter deliberativo”, ha explicado la doctora Virginia Ruiz, responsable de Contenidos Web y Social Media de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), en una mesa redonda celebrada en el marco del XVIII Congreso Nacional de la SEOR. “Mientras que los pacientes están adquiriendo un papel más activo en relación con su enfermedad y sus cuidados, el médico debe tender, en la medida de lo posible, a adecuar el tratamiento a las necesidades de cada uno”.

“Los pacientes demandan una información fiable, contrastada y avalada por profesionales sanitarios”, apunta esta experta. La SEOR apuesta fuertemente por las nuevas herramientas tecnológicas con el objetivo de dar una mayor visibilidad a la Oncología Radioterápica, una especialidad médica poco conocida de la que “se obtienen grandes beneficios gracias a la personalización, precisión y tasa de curación, con cada vez menos efectos secundarios, debido a la revolución tecnológica producida en los últimos años”, añade. Según datos de la SEOR, la radioterapia se utiliza en cerca del 60% de los casos de cáncer y es responsable de la curación -sola o en combinación- del 50% de ellos.

El paciente como protagonista

Con esta clara apuesta por las TIC, la SEOR quiere acercarse al paciente, informándole de que la radioterapia representa una buena alternativa a otros tratamientos oncológicos ya que preserva órganos, posibilita una cirugía en tumores no operables en el diagnóstico, mejora la calidad de vida, etc. “Queremos que el paciente desempeñe un papel más activo en la toma de decisiones gracias a un mayor conocimiento de la especialidad, hasta el punto de que sea él mismo quien le pregunte a su médico si su patología es susceptible de ser irradiada”, explica la doctora Ruiz. A través de la difusión en blogs, redes sociales y la página web de la SEOR, “vamos a ayudar a los pacientes a resolver sus dudas, miedos e incertidumbres, haciéndoles ver la radioterapia como una buena opción terapéutica”. Precisamente, “una buena comunicación entre médico y paciente puede tener un gran poder terapéutico, lo mismo que la creación de un entorno lo más humano posible”.

Desde la SEOR “estamos construyendo los cimientos de una nueva forma de ver la Oncología Radioterápica y empezamos a ser ‘influencers’ en el mundo del cáncer”, señala esta experta. Tal es el caso del doctor Matthew Katz, un reputado oncólogo radioterápico de Lowden (Massachussets) que se ha convertido en uno de los médicos más influyentes de la Asociación Americana de Oncología Médica (ASCO en sus siglas inglesas). “El futuro se dirige hacia una atención centrada en el paciente con una toma de decisiones compartida. En el gran océano que es internet, los oncólogos radioterápicos vamos a estar ahí para facilitarle la vida la paciente, creando contenido específico audiovisual, colaborando con las asociaciones de pacientes y apoyando iniciativas específicas”.

En el Congreso se ha hablado del nuevo entorno 2.0, la e-salud, el uso profesional de las redes sociales, la relevancia los blogs y de las aplicaciones móviles, y el ejercicio colaborativo global entre profesionales afines de otros países del mundo. “A través de estos medios la información fluye más rápidamente, de tal manera que los profesionales sanitarios podemos actualizarnos y aprender unos de otros de una forma hasta ahora desconocida”, afirma esta experta. “El potencial es enorme a nivel profesional: valga como ejemplo la creación uniforme y consensuada de etiquetas y hashtags para cada patología oncológica con el objetivo de facilitar la búsqueda de información”, liderada por el Dr. Matthew Katz.

“En este entorno aprendemos de todos, tanto de los pacientes como de los profesionales”, concluye la doctora.