martes, 23 de junio de 2015

La N-acetilcisteína demuestra gran eficacia en el tratamiento de la EPOC

 La N-acetilcisteína (NAC) está demostrando en los últimos años una gran eficacia en el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Nuevos datos reflejan que, en dosis altas, la acción mucolítica y antioxidante de este fármaco puede ser una estrategia terapéutica muy eficaz frente al aumento del estrés oxidativo causado por la inflamación crónica, que son características prominentes de la fisiopatología y la patogenia de la enfermedad.

Esta evidencia ha sido demostrada en el encuentro científico internacional Envisioning the future in COPD en Vicenza (Italia), organizado por Zambon como uno de los actos enmarcados dentro de la celebración del 50 aniversario de Fluimucil (N-acetilcisteína), uno de los fármacos de venta sin receta más consolidados, de uso generalizado y muy valorado para el tratamiento de los trastornos respiratorios caracterizados por hipersecreción.

La EPOC, que según la OMS será la tercera causa principal de muerte en el mundo en 2020, ha sido el tema central de este encuentro. En palabras de Maurizio Castorina, Director Ejecutivo del grupo Zambon, “los investigadores están esforzándose mucho para encontrar nuevas oportunidades de tratamiento en la mayoría de las moléculas que cuentan ya con una historia importante, como la N-acetilcisteína (NAC), y cuyo mecanismo de acción conocemos muy bien. Zambon está invirtiendo en este campo, especialmente para identificar nuevas posibilidades terapéuticas de la N-acetilcisteína en enfermedades como la EPOC y en otras poco comunes”.

El profesor Mario Cazzola, Director de la Facultad de especialización en enfermedades respiratorias de la Universidad de Roma Tor Vergata, señala: “Se ha demostrado que pueden utilizarse altas dosis de N-acetilcisteína (NAC) al día para prevenir las exacerbaciones de la EPOC, como tratamiento complementario de los fármacos broncodilatadores inhalados. Las directrices internacionales sobre la EPOC, como las de GOLD 2015 (Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease) o las de la ACCP (American College of Chest Physicians) también recomiendan utilizar la NAC como tratamiento complementario de los fármacos broncodilatadores en los pacientes con EPOC moderada o grave al fin de prevenir las exacerbaciones”.