jueves, 4 de junio de 2015

La braquiterapia consigue resultados a largo plazo equivalentes o superiores a la cirugía de próstata radical

El cáncer de próstata ha aumentado su incidencia debido al aumento de la esperanza de vida y a la detección precoz, gracias al análisis del antígeno prostático específico (PSA). En cambio, las predicciones de mortalidad por cáncer de próstata en 2014 en la Unión Europea indicaron un descenso del 10% con respecto a 2009. Según los datos procedentes del Registro Nacional de Cáncer de Próstata, en 2010, se estimaba en España una incidencia de 82,27 casos por 100.000 varones. El porcentaje de pacientes que se diagnostican con cáncer de próstata localizado es del 89,8% (ligeramente superior al encontrado en EE.UU.), siendo el porcentaje de pacientes diagnosticados con enfermedad metastásica cercano al 4%.

Se trata del cáncer con más incidencia entre los hombres y es uno de los tumores con mejor pronóstico. La radioterapia, en todas sus modalidades (externa o braquiterapia), juega un papel significativo en su tratamiento gracias a su precisión y efectividad. Por esto han querido dedicarle especial atención durante el XVIII Congreso de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), que se está celebrando estos días en Valencia.

En el marco de este evento, la doctora Almudena Zapatero, consultor senior del Servicio de Oncología Radioterápica y jefe de Laboratorio del Grupo de Tumores Genitourinarios del Instituto de Investigación Sanitaria IIS-IP del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid, ha resaltado que “la radioterapia representa una alternativa a la cirugía radical en el tratamiento curativo del cáncer de próstata localizado de riesgo bajo o intermedio con similares resultados de control y supervivencia. Y –añade- combinado con hormonoterapia, hoy en día es el tratamiento estándar o de primera elección en pacientes con este tipo de cáncer localizado de alto riesgo”.

Braquiterapia, un tratamiento clave en el cáncer de próstata

La braquiterapia es un tipo de radioterapia que consiste en aplicar radiaciones ionizantes directamente en el lecho tumoral. De esta manera, se consigue administrar dosis elevadas en zonas muy precisas, protegiendo al máximo los órganos de riesgo. Entre todos los tumores en los que está indicado este tratamiento, está incluido el cáncer de próstata. El doctor José Luis Guinot, jefe clínico de Oncología Radioterápica del Instituto Valenciano de Oncología (IVO), explica que “en tumores precoces se utilizan especialmente los implantes permanentes de semillas radiactivas, que se insertan en una única sesión y permiten la reincorporación a la vida normal en pocos días”.

Los oncólogos radioterápicos confían en la braquiterapia como una de las técnicas futuras más prometedoras para tratar el cáncer de próstata y es que, tal y como comenta el doctor Guinot, “gracias a este tipo de tratamiento se consiguen resultados a largo plazo equivalentes o superiores a la cirugía de próstata radical, con menos efectos secundarios, sin incontinencia y con mejor preservación de la función sexual”.

Una de las líneas futuras sobre la que los profesionales están trabajando es la braquiterapia de alta tasa de dosis con agujas rígidas en sesiones breves, en las que se administran dosis muy elevadas. “En los últimos años se está imponiendo esta modalidad que se utiliza habitualmente en tumores más avanzados localmente, combinando una radioterapia externa sobre la próstata y vesículas seminales o sobre la pelvis, con una dosis extra o sobreimpresión de braquiterapia”, explica el doctor Guinot.

Gracias a esta técnica se consigue mayor control bioquímico a medio plazo que con la radioterapia externa exclusiva con hormonoterapia, es decir, que las cifras de PSA permanecen en cifras muy bajas, lo que significa la curación de la enfermedad.

El XVIII Congreso mira hacia el futuro en el cáncer de próstata

“Esta XVIII edición destaca por su elevado contenido científico en el cáncer  urológico, ya que se presentan varios estudios muy relevantes y pioneros, tanto de grupos multicéntricos como institucionales y de diseño prospectivo en cáncer de próstata, que abarcan aspectos muy amplios e importantes en este tipo de cáncer”, asegura la doctora Zapatero.

Durante los tres días del Congreso, los profesionales reunidos van a presentar y abordar temas tan destacados como: los estudios de marcadores moleculares como factores predictivos de supervivencia y de toxicidad; aspectos innovadores como el empleo de la braquiterapia de alta tasa de dosis con monoterapia; el empleo de esquemas de hipofraccionamiento, radioterapia estereotáxica extracraneal (SBRT) y tratamiento radioterápico focal con sobreimpresión integrado en el tratamiento radical del cáncer de próstata localizado; el papel de la radioterapia tras cirugía y el momento idóneo de su administración; así como la evolución de los pacientes que han experimentado un fracaso bioquímico o aumento de PSA tras un tratamiento radical. “Destaca, además, la presentación de los resultados a 5 años del ensayo clínico de radioterapia en intensificación de dosis y hormonoterapia en cáncer de próstata de alto riesgo, DART01/05, del Grupo de Investigación Clínica en Oncología Radioterápica (GICOR)”, apunta la doctora Zapatero.

También se contará con la presencia del Dr. Yoshiya Yamada del Memorial Sloan Cancer Center de Nueva York, ( EE.UU.) para hablar de las novedades sobre el papel de la braquiterapia en el cáncer de próstata de alto riesgo; el Dr. Peter Hoskin del Mount Vernon Hospital en Middlesex, Reino Unido, que disertará sobre el papel de Radio-Oncólogo en el diseño y participación de ensayos clínicos en tumores genitourinarios; y del Dr. Bernardino Miñana, Jefe de Servicio de Urología del Hospital General Universitario Morales Meseguer, Murcia que informará del estado actual del tratamiento quirúrgico de rescate.