martes, 23 de junio de 2015

El estudio en la práctica clínica real EPOS, presentado en el Congreso de la EAN muestra buenos resultados en las tasas de retención y el control de las crisis epilépticas con Zebinix®



Zebinix® (acetato de eslicarbazepina), en la práctica clínica habitual, administrado una vez al día, demuestra una buena tasa de retención y control de las crisis, así como buena tolerabilidad, cuando se administra como tratamiento adyuvante a una monoterapia antiepiléptica en adultos[1], de acuerdo con los resultados preliminares del estudio no intervencionista EPOS (Eslicarbazepine acetate in Partial-Onset Seizure; acetato de eslicarbazepina en crisis de inicio parcial), presentado esta semana en el primer Congreso de la Academia Europea de Neurología (EAN, European Academy of Neurology) celebrado en Berlín, Alemania. A los seis meses, la tasa de retención de acetato de eslicarbazepina fue del 82,2% (intervalo de confianza [IC] del 95%, 76,5-87%) y la tasa libre de crisis fue alta en el 39,2 % (intervalo de confianza [IC] del 95%, 32,2-46,5%). El acetato de eslicarbazepina fue bien tolerado con 57 (26,0%) casos de efectos adversos reportados por los pacientes.
Tratar con éxito las crisis de inicio parcial (el tipo de epilepsia más común) sigue siendo un desafío. Actualmente, hasta un tercio de las personas con epilepsia no logran erradicar las crisis a pesar de recibir un tratamiento apropiado con fármacos antiepilépticos. El acetato de eslicarbazepina, un tratamiento antiepiléptico novedoso para adultos con epilepsia parcial, que actúa en los canales de sodio y estabiliza su estado inactivo. Está indicado como terapia adyuvante en pacientes adultos con crisis de inicio parcial, con o sin generalización secundaria.
Datos adicionales del estudio EPOS presentados en el congreso demuestran que el acetato de eslicarbazepina resultó efectivo, independientemente del tipo de monoterapia a la que se añadió. Se evaluaron la tasa de retención a los seis meses, el tiempo hasta la interrupción del tratamiento con acetato de eslicarbazepina, y la tasa de respondedores (definida como una reducción de la frecuencia de las crisis ≥50% con respecto al inicio) de acuerdo con las monoterapias iniciales más frecuentes.
De los 219 pacientes incluidos en el estudio, 83, 54 y 30 recibían al inicio monoterapia con levetiracetam (LEV), lamotrigina (LTG) y valproato (VAL) respectivamente. Las tasas de retención (intervalos de confianza del 95%) a los seis meses fueron del 85,5% (76,1-92,3%) con LEV, del 75,9% (62,4 - 86,5%) con LTG y del 80,0% (61,4 - 92,3%) con VAL. Los tiempos medios hasta la interrupción del tratamiento con acetato de eslicarbazepina fueron de 96,9 días (LEV), 90,8 días (LTG) y 88,8 días (VAL). Las tasas de respuesta a los seis meses abarcaron de un 69,8% (LTG) a un 88,5% (VAL). Estos datos demuestran que el acetato de eslicarbazepina como terapia adyuvante al tratamiento antiepiléptico en monoterapia resultó efectivo, independientemente del tipo de monoterapia al que se añadió.
 "Estos datos recientes del estudio EPOS aportan información valiosa sobre el uso del acetato de eslicarbazepina en la práctica clínica habitual. Los datos demuestran la eficacia del acetato de eslicarbazepina y muestran que presenta buena tolerabilidad como tratamiento adyuvante, con tasas de retención elevadas. El acetato de eslicarbazepina presenta la ventaja añadida de un ajuste de dosis sencillo", comenta Martin Holtkamp, Investigador principal, Hospital universitario Charité, Alemania.
Datos adicionales del EPOS de pacientes alemanes presentados en el EAN, fueron una tasa de retención del 86,5% y un 44,7% de los pacientes no sufrió crisis durante los tres últimos meses del período de estudio. Los investigadores del estudio concluyeron que el acetato de eslicarbazepina, como terapia adyuvante al tratamiento de antiepilépticos en monoterapia, presenta buena tolerabilidad con una tasa de retención elevada en la mayor parte de los pacientes adultos de una población de la vida real de Alemania.