martes, 5 de mayo de 2015

La herramienta online iGRO permitirá evaluar la capacidad de respuesta del niño a la hormona de crecimiento al inicio del tratamiento

La compañía biomédica Pfizer acaba de poner en marcha una herramienta online dirigida a los profesionales sanitarios implicados en el manejo del déficit de hormona de crecimiento (GH) en niños. Utilizando los modelos de predicción desarrollados a partir de la base de datos internacional KIGS[1], que incluye datos farmacoepidemiológicos de  más de 83.000 niños tratados con Genotonorm® (somatropina recombinante), esta herramienta permite realizar predicciones de talla y evaluar el crecimiento en niños tratados con GH que presentan déficit de hormona de crecimiento  (DGH), síndrome de Turner (ST), así como en niños de talla baja nacidos pequeños para su edad gestacional (PEG).
 
La respuesta al tratamiento con GH varía de un paciente a otro. Esta variabilidad del crecimiento refleja un amplio abanico de capacidades de respuesta a la GH, que va a depender de la sensibilidad del paciente al tratamiento y de sus características basales2. Según explica el doctor José Ignacio Labarta Aizpún, Jefe del Servicio de Pediatría y de la Unidad de Endocrinología del Hospital Infantil Miguel Servet de Zaragoza y médico implicado en el desarrollo internacional de iGRO, “la respuesta al tratamiento con GH es variable y hay diferentes factores que la condicionan. La variabilidad de la respuesta está condicionada en primer lugar por la propia indicación - déficit de la hormona de crecimiento, talla baja asociada al crecimiento intrauterino o síndrome de Turner - y, en segundo lugar, por la propia sensibilidad o capacidad innata de respuesta de cada individuo”, continúa el especialista.
 
Por este motivo, la individualización del tratamiento constituye una estrategia fundamental. “Cada niño necesita una dosis individualizada dentro de un rango establecido de seguridad terapéutica; se debe abandonar el concepto de dosis fija (habitualmente mg/kg de peso) y dar paso al concepto de dosis adaptada a cada paciente en función de sus características clínicas y su respuesta”, asegura el doctor.
 
Así, la elección de la estrategia de tratamiento más eficaz para cada paciente puede suponer un importante desafío para los médicos durante la práctica clínica diaria. En este sentido, la utilización de modelos de predicción de la respuesta de crecimiento como iGRO, pueden ayudar al médico a la toma de decisiones. “En base a esos factores predictivos, esta herramienta es capaz de establecer, antes de que el paciente inicie el tratamiento, una respuesta diana para cada niño, lo que permite conocer a priori qué respuesta a la terapia alcanzará cada año”, explica el doctor Labarta.
 
Adherencia al tratamiento
Los especialistas destacan además las consecuencias positivas de este tipo de recursos de  cara a la adherencia al tratamiento. “Esta herramienta es también útil para las familias: sirve para fidelizarles a la terapia haciéndoles ver la talla que el niño puede llegar a conseguir, la mejora que alcanzarán; ello es un factor muy útil para mejorar la adherencia al tratamiento y garantizar un buen cumplimiento del mismo”, asegura el pediatra que puntualiza, en cualquier caso, la relevancia de la experiencia clínica de cada médico en el seguimiento de cada niño.
 
Cuando la respuesta al tratamiento no es la esperada, hay que reconsiderar la situación. “Hay que ver en primer lugar cuál es el grado de cumplimiento y, en segundo lugar, hay que comprobar si hay factores añadidos que puedan interferir con la respuesta, como pueden ser una nutrición deficiente, hipotiroidismo latente o alguna anomalía digestiva o nutricional”, detalla el doctor Labarta. “Por último, si el niño cumple el tratamiento, no hay ninguna patología asociada y sigue sin ganar la talla necesaria, conviene ajustar la dosis; eso nos dará la respuesta”, concluye el pediatra.