viernes, 8 de mayo de 2015

La escuela, pieza clave en la prevención de la obesidad infanto-juvenil

Más de 80 expertos se han dado cita en Madrid en el “1º Encuentro Estatal sobre intercambio de experiencias en promoción de la actividad física y la salud en el ámbito de la escuela”, organizado por el Grupo de Investigación ImFINE de la Universidad Politécnica de Madrid, y que se está desarrollando en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte-INEF de esta universidad.

El encuentro pretende favorecer el flujo de información y conocimiento entre docentes de centros educativos de primaria y secundaria de distintas comunidades autónomas, investigadores, profesores de universidad y responsables de la administración en esta área, con el objetivo de poder establecer líneas de trabajo que fomenten la práctica de actividad física dentro y fuera de la escuela y al mismo tiempo ayude a aumentar la motivación de los niños hacia el deporte.

Los expertos insisten en que fomentar la actividad física mejora notablemente la salud de los niños y es la mejor forma de frenar la epidemia de obesidad infantil. Un niño activo será probablemente un adulto activo de ahí la importancia de adquirir hábitos de vida saludables desde edades tempranas.

“Los beneficios de la actividad física son hoy por hoy incuestionables, contribuyendo no solo a la salud física, sino también psicológica y social. Por ello, mejorar el conocimiento, las actitudes y las competencias de los niños respecto a la actividad física y la salud debe ser una prioridad colectiva” apunta David Cañada, miembro del Grupo de Investigación ImFINE y coordinador del evento. 

Durante el encuentro, los docentes han contado las acciones y proyectos que están desarrollando en sus escuelas para fomentar un estilo de vida saludable. Entre ellos destacan algunos ejemplos relacionados con la forma de trasladarse al centro escolar, sobre cómo reducir el sedentarismo en el aula y aumentar la actividad física en la jornada escolar y extraescolar. Según Cañada, “los profesores son uno de los pilares fundamentales en la educación y formación de los más pequeños, y la escuela, es el lugar ideal para realizar intervenciones de salud pública”. Asimismo, se ha comentado la alta aceptación por parte de los jóvenes de la educación para la salud realizada a través de las nuevas tecnologías, que ya se están empleando en el aula.

Entre los proyectos presentados destacan “Paseando al cole” una experiencia de una asociación malagueña que promueve el uso de la bicicleta como medio de transporte ecológico, saludable, y barato, que busca la autonomía y participación infantil a partir de los itinerarios escolares a pie y en bicicleta.

"#quesepegue" ha sido otro de los proyectosexpuestos. Comprende el proceso de crear y llevar adelante una cooperativa de servicios gestionada por alumnos, cuyo objetivo es ofrecer a toda la comunidad  educativa (alumnos, profesores, padres y otros sectores del municipio) una amplia oferta de actividades físicas variadas para practicar durante los recreos. Combina la actividad física con la iniciativa emprendedora.


Además, David Cañada de ImFINEpresentó "Misión X, entrena como un astronauta", un proyecto de la Agencia Europea del Espacio y de la Nasa en el que participan más de 25 países y que intenta fomentar hábitos saludables en los escolares de 5º y 6º de primaria utilizando el entrenamiento y los buenos hábitos de los astronautas como ejemplo de estilo de vida saludable. 

Otro de los proyectos comentados ha sido DAME10 (descansos activos mediante ejercicios) que trata de reducir el sedentarismo en las aulas con pequeños descansos activos mientras los alumnos trabajan en contenidos de todas las áreas de conocimiento: matemáticas, lengua, inglés, etc.

Por su parte, los investigadores universitarios han compartido con los docentes las últimas evidencias sobre promoción en actividad física en la escuela. En este sentido, Marcela González-Gross, Catedrática de la Universidad Politécnica de Madrid, responsable del Grupo de investigación ImFINE y miembro del CIBERobn, señaló la necesidad de dedicar todos los esfuerzos a enseñar a los niños de una forma divertida hábitos que fomenten su salud y su higiene.

Según González-Gross, “se ha demostrado que la práctica habitual de actividad física en los niños contribuye al mantenimiento de un buen estado de salud y es una importante herramienta de prevención ya que ayuda a evitar el sobrepeso y la obesidad”. 

Según la OMS los niños y jóvenes de entre 5 a 17 años deberían realizar al menos 60 minutos de actividad física de moderada a vigorosa a diario, a través de juegos, partidos, desplazamientos, deporte, ejercicio planificado y educación física a desarrollar en un contexto familiar y escolar.

El encuentro está apoyado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dentro del marco de la Estrategia de Promoción y Prevención de la enfermedad del SNS, estrategia que recalca la importancia de la escuela como ámbito idóneo para adquirir hábitos saludables. Además, han apoyado el evento Fundación Mapfre en el ámbito de su programa educativo “Vivir en salud”  y Castilla la Mancha +Activa, entre otros.