martes, 12 de mayo de 2015

La enfermería desempeña un papel fundamental para el cuidado de las personas con párkinson, familiares y cuidadores

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo, crónico e invalidante que afecta a más de 150.000 personas en España, de las cuales 30.000 aún están sin diagnosticar y el 10% presentan la enfermedad en estado avanzado. Esta afección es muy compleja y desconocida por lo que la información, la formación y el apoyo tanto a las personas con párkinson como a sus familiares o cuidadores es indispensable para mejorar su calidad de vida. En este sentido, la enfermería desempeña un papel fundamental en el cuidado de las personas con párkinson y la atención a sus familiares y cuidadores. Por ello, con motivo del Día Internacional de la Enfermería, la Federación Española de Párkinson (FEP) quiere poner en relevancia la figura de estos profesionales.

Para la mejora de su calidad de vida, las personas con párkinson necesitan complementar el tratamiento farmacológico con una serie de terapias rehabilitadoras como logopedia, fisioterapia, atención psicológica, terapia ocupacional, etc. Así pues, para garantizar una correcta atención a las personas afectadas es muy importante el abordaje multidisciplinar que debe de estar formado además de por neurólogos, psicólogos, fisioterapeutas, logopedas, trabajadores sociales y terapeutas ocupacionales, por profesional de enfermería.

En la enfermedad de Parkinson pueden verse afectados aspectos de la vida diaria, como puede ser la alimentación, el sueño o la toma de medicación. El profesional de enfermería es el encargado de formar e informar sobre los cuidados necesarios para prevenir y mejorar los síntomas, y ofrecer pautas para que las personas afectadas puedan llevar a cabo los cuidados diarios de una manera más autónoma”, explica Gema Benito, enfermera de la Federación Española de Párkinson (FEP).
Por otro lado, los profesionales de enfermería realizan una gran labor de educación para la salud. Este ámbito es especialmente importante en una enfermedad como el párkinson, en donde intervienen un amplio abanico de síntomas y en la que, a medida que avanza la enfermedad, se presentan nuevos retos y nuevas necesidades. “Los profesionales de enfermería proporcionamos las herramientas necesarias para que las personas con párkinson y sus familiares sepan reconocer los síntomas propios de la enfermedad y conozcan la forma más adecuada de trasladar esa información a los diferentes profesionales. De esta forma, se garantiza un abordaje más personalizado y especializado”, explica Gema Benito, enfermera de la Federación Española de Párkinson.

El papel de la enfermería en el Programa Contigo
Conscientes de las necesidades de las personas con párkinson, la Federación Española de Párkinson (FEP), con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, ha puesto en marcha el Programa Contigo, un servicio de atención y formación sobre la enfermedad de Parkinson dirigido a familiares, cuidadores y personas afectadas en el que dos enfermeras y una psicóloga especializadas en esta patología atienden dudas y consultas vía telefónica, por correo electrónico o a través de las redes sociales.

El programa abarca, por un lado, la atención a través de las nuevas tecnologías y el teléfono 902 113 942; y, por otro, la formación de personas con párkinson, familiares y cuidadores. En este aspecto, profesionales de la enfermería y psicología de la FEP especializados en la enfermedad de Parkinson imparten talleres prácticos sobre cuidados en la enfermedad en las asociaciones de toda España.

En 2014, el equipo de atención sociosanitaria de la FEP recibió 5.206 consultas (de las cuales el 45% han sido personas con párkinson, 40% familiares, 11% profesionales y 4% otros). Además, se han impartido 110 consultas individualizadas, y cerca de 1.700 personas han asistido a los 72 talleres prácticos impartidos en las asociaciones de párkinson de toda España. Estos datos confirman la importancia de estos profesionales para mejorar el acceso a la información y formación de calidad a personas afectadas y cuidadores.