martes, 12 de mayo de 2015

"La bronquiolitis por VRS es un problema de salud pública, que supone un importante coste familiar y sanitario"


Más de 250 profesionales sanitarios se han dado cita en el XXX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cuidados Intensivos Pediátricos (SECIP), celebrado en Toledo con el objetivo de abordar las novedades sobre el control de las infecciones nosocomiales (aquellas transmitidas a otros pacientes pediátricos) en las Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIPs), la seguridad del paciente, y los últimos avances en el cuidado y la atención de los niños más graves.
Durante el encuentro se ha prestado especial atención a las Infecciones Respiratorias por Virus Respiratorio Sincitial (IRVRS) mediante la sesión ‘¿Cómo prevenir las IRVRS en las UCIPs?, cooordinada por el Dr. José Luis Vázquez Martínez, Jefe de la UCI de Pediatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. La mesa redonda ha analizado las medidas más eficientes en la prevención de la infección por VRS, responsable mayoritario de la bronquiolitis. “El control y prevención del contagio del resto de los niños ingresados supone un importante desafío, sobre todo en aquellas unidades, como la nuestra, en las que se fomenta la estancia de los padres durante el ingreso de sus hijos”, asegura el Dr. Vázquez Martínez.
Entre las novedades presentadas en la sesión se encuentra la actualización del estudio BRUCIP, realizada entre octubre de 2014 y marzo de 2015 con la finalidad de describir el manejo de los niños ingresados en las UCIPs –en especial lactantes– por cuadro de bronquiolitis. “Lo que queremos destacar del estudio BRUCIP es la atención a los grupos de riesgo ante el VRS, que pueden presentar peor evolución y con los que hay reforzar el esfuerzo por evitar el contagio e insistir en la profilaxis”, señala una de las ponentes de la sesión, la Dra. Concepción Goñi Orayen, Jefa de Sección de UCI Pediátrica y Neonatología del Complejo Hospitalario de Navarra.
Esta atención prioritaria a la población vulnerable tiene en cuenta el hecho de que más del 15% de los niños menores de cinco años ingresados por bronquiolitis cuentan con una patología de base, como demuestra el estudio FIVE1. Entre los grupos de riesgo se encuentran los niños prematuros, con displasia broncopulmonar, con cardiopatías congénitas o Síndrome de Down.
Infecciones nosocomiales: graves en las UCIPs
Aunque las infecciones nosocomiales afectan solo al 1% de los pacientes pediátricos de las Unidades de Pediatría General, en las UCIPs representan un problema de mayor gravedad, ya que la tasa asciende al 25% de los niños. En el origen de estas infecciones se encuentran microorganismos como hongos, bacterias y virus, entre ellos especialmente el VRS y el rotavirus. 
Para el paciente pediátrico ya hospitalizado una infección nosocomial significa prolongar el período de estancia en el hospital y aumentar la morbilidad. En comparación con aquellos que la adquieren en la comunidad, estos niños presentan una mayor necesidad de oxígeno y, en algunos casos de riesgo, una tasa de mortalidad más elevada. 
Entre las infecciones respiratorias adquiridas en las UCIPs, los especialistas reunidos en este XXX Congreso Nacional de la SECIP han mostrado su preocupación por las infecciones por VRS, ya que este patógeno,  responsable del 71% de los casos de infecciones nosocomiales[iii], se propaga con mucha rapidez y llega a sobrevivir hasta siete horas en superficies inanimadas. Además, tal y como expone otra de las ponentes, la Dra. Natalia Ramos Sánchez, Médico Adjunto de la UCIP y Responsable de Seguridad del Paciente Pediátrico del Hospital Virgen de la Salud de Toledo, “el VRS puede producir secuelas a medio plazo, como la sibilancias recurrentes, que pueden condicionar tanto al niño como a su familia”.
Vertiente económica del ingreso hospitalario
Como consecuencia de la prolongación del ingreso hospitalario por una infección nosocomial, los costes totales del tratamiento experimentan un notable incremento. En concreto, de acuerdo con el estudio ‘Riesgo y coste de la infección nosocomial por Virus Respiratorio Sincitial (VRS) en pediatría’, el coste de una infección nosocomial por VRS eleva en un 10% los costes de hospitalización con respecto al coste hospitalario generado por las infecciones graves por VRS adquiridas en la comunidad.
En el caso de la hospitalización por bronquiolitis contraída fuera del hospital, un estudio realizado en la Comunidad Valenciana reveló que el ingreso puede suponer entre 2.300 y 5.000 euros, en función de las necesidades del paciente durante el ingreso1. Esta estimación no tendría en cuenta, como apunta la Dra. Goñi Orayen, los costes adicionales derivados del ingreso en la UCIP, la asistencia sanitaria que necesita el niño antes y después del ingreso, ni las cargas y costes familiares.
Medidas preventivas frente a las IRVRS
De cara a evitar el contagio de las infecciones respiratorias nosocomiales por VRS, los tres expertos participantes en la mesa redonda han coincidido en señalar la importancia del lavado de manos del personal sanitario. Entre las medidas preventivas, la Dra. Goñi Orayen destaca el tratamiento de inmunoprofilaxis en grupos de riesgo a través de anticuerpos monoclonales que se administran mensualmente de octubre a marzo. Esta medida, de acuerdo con la Guía de Práctica Clínica sobre Bronquiolitis Aguda del Ministerio de Sanidad, es muy efectiva para prevenir el contagio en grupos de alto riesgo y, gracias a ella, se ha logrado disminuir el porcentaje de hospitalizaciones e ingresos en la UCIP y las infecciones nosocomiales por VRS.
Por su parte, la Dra. Ramos Sánchez añade la agrupación de los pacientes y del personal que los atiende en base a la realización de los tests rápidos de detección de antígeno, las medidas de aislamiento de los niños y la educación del personal sobre su papel en la transmisión de la infección.