miércoles, 27 de mayo de 2015

El lugar de trabajo puede ser un buen sitio para dejar de fumar

Los últimos datos de la Encuesta Nacional de Salud apuntan a que el 24% de la población española afirma que fuma a diario. Datos que preocupan a los expertos, que coinciden en señalar que se trata de un grave problema de salud contra el que hay que seguir luchando. A este objetivo se dirige una web para profesionales sanitarios que se acaba de presentar y centra todos sus esfuerzos en el ámbito laboral, en concreto en la oficina, que puede también ser un buen lugar para dejar de fumar. 

Los profesionales sanitarios que visiten este site podrán encontrar un programa de cesación tabáquica con diferentes materiales con el que podrán ayudar a que sus trabajadores dejen de fumar y contribuir así a la mejora de la salud dentro del entorno laboral. Este programa, llevado a cabo por la compañía biomédica Pfizer, cuenta con el asesoramiento de la Asociación Española de Especialista en Medicina del Trabajo (AEEMT) y de la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo (SEMST).

Al respecto, el doctor Antonio Iniesta, Presidente de la AEEMT, señala que los planes de cesación, como el de esta web, aportan grandes beneficios a las empresas, ya que proporcionan “no solo un aumento de productividad por parte de sus empleados; sino que también se reduce el absentismo laboral, contribuye a la mejora de la salud de sus empleados y consigue una mejor imagen de empresa ofreciendo este servicio como valor añadido”.

Un fumador está 4 días más de baja al año que la persona no fumadora;[ii] teniendo en cuenta que el coste medio laboral es de 17,48 € por 8 horas diarias de trabajo,[iii],[iv],[v] las pérdidas para la empresa por absentismo superan los 550 € por trabajador al año.

En este sentido, el doctor Pedro González de Castro, Presidente de la SEMST, añade que “se ha demostrado que aquellos pacientes que son tratados farmacológicamente y cuentan con una supervisión de un Servicio de Medicina del Trabajo aumentan las posibilidades de éxito en el proceso de cesación y además, se reducen significativamente las recaídas, así como los efectos colaterales que produce el tabaco tanto para el propio paciente como para la empresa”.

Una iniciativa de éxito
Teniendo en cuenta todos estos aspectos, el pasado año PSA Peugeot Citroën implantó esta iniciativa poniendo a disposición de sus empleados un plan para dejar de fumar. Lo promocionaron internamente a través de una campaña y contaron con múltiple material físico de apoyo, como carteles, dípticos y vídeos. Además, previamente el servicio médico de la empresa recibió formación exhaustiva y rigurosa sobre tabaquismo y se les hizo entrega de material didáctico.

Más de medio centenar de empleados se sumaron al programa de cesación tabáquica e incluso algunos inscribieron a varios familiares. “Un total de 62 personas acudieron a las charlas motivacionales que impartíamos desde el servicio médico de la empresa dentro del horario laboral en los distintos centros de trabajo”, apunta Víctor Santos Quesada, Coordinador Médico de PSA Peugeot Citroën para España y Portugal.

Una vez que los interesados acudieron a las sesiones de motivación, aquellos empleados que decidieron seguir adelante con su propósito de dejar de fumar iniciaron el tratamiento más adecuado. Además, todos recibieron durante el proceso un seguimiento detallado a la semana de empezar con el tratamiento, al mes, a los dos meses y por último a los tres meses; incluso en algunos casos también se llevó a cabo seguimiento telefónico. En este sentido, “el control exhaustivo de los pacientes ha sido clave para el desarrollo de este programa de cesación tabáquica, con una tasa de éxito del 85%”, aclara Víctor Santos.

“La lucha contra el grave problema del tabaquismo es un tema que nos preocupa. Por ello, desde Pfizer llevamos muchos años colaborando con distintos organismos para poner al servicio de todos los fumadores servicios y herramientas útiles y efectivas en distintos sectores para ayudarles a que abandonen el tabaco de forma definitiva contribuyendo así a la mejora de la salud de nuestra población”, concluye Juan Álvarez, Director Médico de Pfizer.

El tabaquismo

El tabaquismo es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad, y como tal, requiere la intervención de profesionales sanitarios. En este sentido, son varios los estudios que afirman que sólo el 3% de los pacientes que dejan de fumar recurriendo solo a la fuerza de voluntad, sigue sin fumar 5 años después. De hecho, se sabe que una breve conversación de entre 2 y 5 minutos con el facultativo puede llegar a duplicar las posibilidades de éxito en el proceso de cesación tabáquica.