lunes, 4 de mayo de 2015

El cobre como elemento anti bacteriano en los carros de la compra del supermercado

Un supermercado brasileño ha incorporado una innovadora medida para ayudar a prevenir el contagio de las enfermedades causadas por elementos patógenos: utilizar cobre en las barras de sujeción de los carros de la compra. Se trata del supermercado gourmet Varanda Frutas, ubicado en Sao Paulo, y que recibe una media de 5.500 clientes diarios. Con la utilización del cobre, se evita que los virus y las bacterias permanezcan en los carros de la compra y se trasmitan entre sus usuarios por contacto.

Habitualmente, las barras de sujeción de los carros de la compra están fabricadas con plástico y son utilizados por diferentes personas varias veces al día, lo que las convierte en un foco de trasmisión de enfermedades. Según un estudio realizado por la Universidad de Arizona, el 72% de los carros analizados dieron positivo en bacterias fecales y mostraron trazas de E.coli.  Estos agentes patógenos pueden sobrevivir en superficies duras durante días e incluso meses. Por esta razón, el equipo que llevó a cabo el estudio concluyó que las barras de sujeción de los carritos del supermercado deberían ser desinfectadas después de cada uso. 


La alternativa a esta desinfección ha venido de la mano de este supermercado brasileño, al sustituir el plástico de las barras de los carros por cobre. Está demostrado que el cobre es un material con una gran eficacia como agente antimicrobiano para un amplio espectro de bacterias y virus, entre los que se incluye el E.coli. El cobre y sus aleaciones- incluyendo las metálicas- forman un conjunto de materiales denominado “cobre anti microbiano” que se aplica en instalaciones hospitalarias de todo el mundo. En nuestro país, ya hay dos instituciones que  han comenzado a beneficiarse de las propiedades anti patógenas del cobre: la unidad de fibrosis quística del Hospital Valle Hebrón en Barcelona y la unidad de cuidados intensivos del Hospital de Ceuta.

En palabras de Diego García, Director del Centro Español de Información del Cobre, “la utilización del cobre como un agente antimicrobiano es una medida efectiva para procurar un entorno más saludable y contribuir a la prevención del contagio de las enfermedades causadas por virus y bacterias”.

Además de los usos hospitalarios del cobre, ya hay varios espacios públicos en todo el mundo que están incorporando este material a sus instalaciones, con el aeropuerto Congonhas de Sao Paulo, el metro de Chile, los autobuses de Pekín  o algunas guarderías en Japón.