sábado, 2 de mayo de 2015

El 2 de mayo se celebra el Día Mundial de la Espondilitis Anquilosante

Como el primer sábado de cada mes de mayo, en esta ocasión el día 2, se celebra el Día Mundial de la Espondilitis Anquilosante, una enfermedad reumática, inflamatoria y progresiva que afecta a la columna vertebral y que tiene una incidencia muy importante en la calidad de vida de las personas que la padecen, que sufren fuertes dolores de espalda y ven limitada su capacidad de movimiento, viendo dificultados aspectos tan relevantes como la capacidad laboral o sus relaciones sociales. En España se estima que esta patología afecta a alrededor de medio millón de personas.
La espondilitis anquilosante suele debutar en la adolescencia o en adultos jóvenes y provoca un dolor en la parte de baja de la espalda que empeora por la noche, por el día o después de periodos de inactividad. Al ser una enfermedad progresiva sus síntomas aumentan conforme avanza el deterioro articular que esta patología va provocando. De ahí que el diagnóstico precoz  y el tratamiento temprano sean fundamentales para detener el deterioro articular lo antes posible y que el paciente sufra el mínimo impacto posible en su calidad de vida.
“Cuando la enfermedad se detecta a tiempo el paciente puede iniciar de forma temprana el tratamiento más adecuado. De esta forma la enfermedad empieza a ser tratada antes de causar mayores daños articulares. Detener el  daño articular en fases tempranas de la enfermedad es fundamental para el futuro del paciente”, afirma Pedro Plazuelo, presidente de CEADE.