miércoles, 15 de abril de 2015

Una técnica consigue rejuvenecer el rostro con mejores resultados que el lifting tradicional

El biolifting endoscópico, una nueva técnica que combina el lifting endoscópico facial con la bioestimulación con factores de crecimiento plasmáticos, consigue mejorar los resultados estéticos y el tiempo de recuperación del lifting endoscópico tradicional, según los resultados obtenidos por el doctor Pier Francesco Mancini, director de Cirugía Plástica y Estética en las Clínicas CRES, en 150 pacientes. “Combinar esta técnica de rejuvenecimiento facial con la bioestimulación autóloga favorece la cicatrización, reduce el riesgo de hematomas y mejora el aspecto estético final”, asegura este doctor. Este cirujano ha mejorado así el lifting endoscópico con buenos resultados sin necesidad de repetir el proceso.

La bioestimulación autóloga es una técnica de medicina estética “muy sencilla que se aplica mediante infiltraciones mínimamente invasivas de factores de crecimiento extraídos del propio paciente”, explica el doctor Mancini. La sangre se extrae al empezar el lifting endoscópico facial y en quirófano se centrifuga para obtener el plasma rico en factores de crecimiento que se aplica justo antes de terminar la intervención. Sin embargo, su aplicación en combinación con el lifting, el biolifting endoscópico, requiere de un amplio conocimiento y experiencia en el ámbito de la cirugía y la medicina estética para conseguir una mayor precisión en la colocación y corrección de las arrugas y expresión de la zona frontal.

El uso de este procedimiento para complementar las técnicas de rejuvenecimiento facial, como el lifting endoscópico, ha sido probado en diferentes estudios. Así, una investigación holandesa publicada en octubre en la revista Aesthetic Plastic Surgery comprobó como la utilización de plasma rico en plaquetas en técnicas de rejuvenecimiento facial, como el lipofilling, reduce el tiempo de recuperación y mejora el resultado estético global.

Por su parte, el lifting endoscópico es una técnica quirúrgica “que permite corregir problemas estéticos como la caída de las cejas, el exceso de piel en el párpado superior o las arrugas periorbitarias”, comenta el doctor Mancini, uno de los pocos cirujanos expertos en lifting endoscópico. Además, con la misma técnica es posible corregir la zona malar, los pómulos, y completar el rejuvenecimiento de todo el tercio superior de la cara. Un estudio estadounidense publicado en enero en Clinics in Plastic Surgery concluye como la elevación del tercio medio facial endoscópico de la frente es una técnica segura y potente que permite borrar la unión entre el párpado y la mejilla. “Esta es una característica común del envejecimiento en la que el exceso de piel en el párpado provoca una caída del mismo, lo que hace que acabe juntándose con la mejilla”, precisa el doctor Mancini.

Caída de las cejas
Las cejas son una de las primeras estructuras anatómicas de la cara que sufren los procesos de envejecimiento y ya entre los 35 y los 45 años tienden a caer. “Esto modifica el aspecto de la zona de los ojos y da lugar a una mirada más triste, apagada y envejecida ya que se acorta la distancia entre las cejas y el borde del párpado superior, aumentando la cantidad de piel en esta zona”, apunta el doctor Mancini.

En la técnica del biolifting endoscópico se trabaja el levantamiento de cejas para rejuvenecer la mirada. Así, el cirujano trabaja usando un endoscopio gracias al cual, y a través de una pantalla de televisión, puede desenganchar las cejas y devolverlas a su posición original, de manera natural y sin realizar cambios en la estructura de la cara. “Solo se necesitan entre 4 y 5 incisiones de menos de 1 cm, escondidas dentro del pelo, lo que resulta suficiente para abordar y corregir la zona de las cejas, el entrecejo y la zona peri orbitaria”, afirma el doctor Mancini. Es una intervención segura puesto que se evitan todas las estructuras importantes de la cara, los nervios y vasos.

A diferencia de la blefaroplastia “que quita la piel del párpado, lo que acaba empeorando el aspecto de la mirada y reduce aún más la distancia desde las cejas, el biolifting endoscópico facial interviene directamente sobre la posición de las cejas y las recoloca en su sitio natural para devolver la mirada de la juventud”, precisa el doctor Mancini. Con la incorporación de la bioestimulación autóloga “se consiguen resultados naturales, con unas cicatrices mínimas de menos de un centímetro y se mejoran la mirada, la zona de la pata de gallo o el entrecejo”, concluye.