martes, 21 de abril de 2015

Novo Nordisk y una ONG canaria potencian su ayuda a los diabéticos de Mauritania

La Asociación Cooperación Canaria para el Desarrollo de Dakhlet-Nouadhibou en Mauritania y Novo Nordisk han renovado su colaboración para la atención a personas con diabetes en dicho país africano. Esta colaboración consiste en la donación y suministro, por parte de la compañía de cuidados sanitarios, de las insulinas necesarias durante un año para los pacientes atendidos por la ONG.
Desde el 2003, el “Proyecto Diabetes” de la Asociación Cooperación Canaria para el Desarrollo de Dakhlet-Nouadhibou tiene como objetivo fundamental mejorar las condiciones sanitarias de las personas con diabetes y sin recursos de Dakhlet-Nouadhibou, una región al noroeste de Mauritania y otras zonas aledañas. Actualmente este programa atiende a 1.500 pacientes, de los cuales la mayoría tiene diabetes tipo 2. La Dra. Lourdes Benítez, presidenta de la ONG, explica que “en Mauritania las insulinas son muy caras y, gracias al apoyo de Novo Nordisk, se podrán suministrar un año más a los pacientes que la necesiten.”
El centro de salud en el que se desarrolla el programa, situado en la capital de la región, Nouadhibou, cuenta con una unidad de diabetes en donde se realizan diagnósticos, tratamientos, seguimientos y se ofrece educación diabetológica. Otro de los objetivos del “Proyecto Diabetes” es la formación de profesionales sanitarios de la propia región para que puedan realizar un seguimiento especializado a los pacientes.
El proyecto comenzó cuando la Dra. Benítez, endocrinóloga del Hospital Santa Catalina de las Palmas de Gran Canaria,  realizó un viaje a Mauritania a principios de la década del 2000 y se percató de que las personas con diabetes allí apenas se trataban con la insulina, por su elevado coste o por la dificultad de acceder a ella. Fue, de hecho, su asociación la que construyó la unidad de diabetes en el centro de salud de Nouadhibou, que consta de una consulta, un almacén para guardar la medicación y neveras para las insulinas, de especial importancia dadas las elevadas temperaturas y condiciones de la región.
“Mauritania es un país con muchas personas con diabetes –explica la Dra. Benítez–. Gran parte de la población no puede seguir una alimentación equilibrada, sobre todo los ciudadanos que viven en el desierto, donde apenas hay cultivos. La mayoría de las frutas y las verduras son importadas, con lo cual resultan muy costoso para estas personas que no tienen recursos.”
Los pacientes han ido evolucionando y tomando conciencia de la mejor manera de convivir con su enfermedad gracias a la formación diabetológica que se lleva a cabo en el “Proyecto Diabetes” mediante charlas formativas y la entrega de material educativo en árabe y en francés. La Dra. Benítez manifiesta que, “en un principio, incluso desconocían qué era la insulina y hoy en día han ido aceptando que la necesitan para sobrevivir. También piden consejos para mejorar su salud e intentan practicar algún deporte, dada la importancia del ejercicio físico para el adecuado autocontrol de la diabetes”.

La Asociación Cooperación Canaria para el Desarrollo de Dakhlet-Nouadhibou, aparte del “Proyecto Diabetes”, tiene otros en marcha, entre los que destaca la rehabilitación de un dispensario de salud y la reforma de una escuela en Inal, un pueblo del interior de la región. El objetivo de la ONG es que todos sus proyectos acaben siendo autónomos y sea la propia población local la que lo administre y potencie.
La colaboración de Novo Nordisk con la Asociación Cooperación Canaria para el Desarrollo de Dakhlet-Nouadhibou se enmarca en sus más de 90 años de responsabilidad social y compromiso con el desarrollo de  nuevos y mejores tratamientos para las personas con diabetes. Hoy en día, la compañía es la primera referencia en el cuidado de la diabetes en todo el mundo, proporcionando tratamientos terapéuticos a más de 23 millones de personas y produciendo el 50% de la insulina que se administra a nivel mundial.