lunes, 13 de abril de 2015

El marcapasos diafragmático proporciona más autonomía en insuficiencia respiratoria crónica

13 PARAP IM-1

Desde que en 1982 se instaló el primer marcapasos diafragmático en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, centro que gestiona la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, y hasta hoy ha podido respirar de manera autónoma un total de 43 personas (26 hombres y 17 mujeres), con una edad media de 18 años, según el informe recopilatorio de la doctora Claudia Gambarrutta, neumóloga del centro.
Esta neuroprótesis, implantada por primera vez en España en dicho hospital por los doctores Honesto Garrido, Jesús Mazaira y colaboradores, es una de las tecnologías médicas que más contribuye a la mejora en la calidad de vida de personas que se encontraban dependientes de un respirador artificial.
Según la doctora Gambarrutta, “antes de su existencia, las personas sin capacidad de respiración autónoma precisaban estar conectadas a un respirador volumétrico, lo que  implica una vigilancia continua del paciente, además de una  dependencia vital que condicionan su calidad de vida”. Además, añade la neumóloga, “mejora el retorno venoso, hay menor riesgo de infecciones respiratorias, se recupera la fonación, el gusto y el olfato, son necesarios menos recursos  asistenciales y mejoras psicológicas derivadas de la mayor capacidad de movilidad e integración”.
El informe presentado por Gambarrutta en el congreso Retos y Avances en Lesión Medular celebrado recientemente en el citado centro, pone de relieve que “nueve de cada diez personas implantadas residen y están  integradas en su propia familia, frente a los que  habitan en un centro sociosanitario. De ellos, hay nueve universitarios y cinco con actividad laboral”.
Cirujanos Argentina se interesan por esta técnica
La implantación del marcapasos diafragmático se realiza a través de una operación quirúrgica que consiste en la colocación de unos electrodos que estimulan del nervio frénico para producir la contracción diafragmática. De acuerdo con el cirujano del Hospital Nacional de Parapléjicos, Javier García Moreno, coordinador del equipo que implanta este sistema, la técnica de videotoracoscopia “proporciona una respiración mucho más fisiológica, dado que genera presión negativa para atraer aire a los pulmones en lugar de forzar el aire bajo presión positiva, como ocurre con un respirador”.