viernes, 17 de abril de 2015

El cáncer de ovario afecta en Andalucía a más de 400 mujeres al año

Reconocer los síntomas del cáncer de ovario es clave a la hora de poder diagnosticar de manera precoz este tipo de tumor. “Los síntomas más comunes suelen ser confundidos con dolores menstruales, hinchazón, etc. Síntomas aparentemente normales que, cuando se prologan en el tiempo, deben hacernos sospechar que algo no va bien”, afirma la doctora Mª Jesús Rubio Pérez, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Reina Sofía de Córdoba. “Entre algunos de estos síntomas poco específicos destacan el aumento del perímetro abdominal, sensación de peso en el abdomen, hinchazón abdominal persistente, sensación de plenitud tras comer escasas cantidades de comida, necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual o dolor en la región pélvica, entre otros”, asegura Rubio.

Y es que el cáncer de ovario es el quinto cáncer en orden de incidencia en mujeres, detrás tan solo del cáncer de mama, el cáncer colorrectal, el cáncer de endometrio y el cáncer de pulmón, y el segundo si nos centramos en los cánceres ginecológicos. Esta es la razón fundamental  por la cual la  Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (ASACO) se presenta hoy en Andalucía, comunidad en la que “el cáncer de ovario tiene una incidencia de más de 400 casos al año”, asegura la doctora Mª Jesús Rubio Pérez. Y añade, “de hecho, un 80% de los casos se diagnostica en estadios avanzados de la enfermedad y, cuando llegan a la consulta por alguna molestia, ya es demasiado tarde. Por ello, es imprescindible que la mujer que lo padece cuente con toda la información necesaria”.

Por este motivo, y con el objeto de poner sobre la mesa los datos de prevalencia, la situación actual de este tipo de tumores en la comunidad y mostrar los diversos abordajes posibles, la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario, (ASACO) organiza hoy, con la colaboración de Roche, una JORNADA INFORMATIVA SOBRE EL CÁNCER DE OVARIO,  (Ver programa) un punto de encuentro activo y participativo para todos aquellos que, de una manera u otra (afectadas y familiares), tengan interés en saber más acerca de este tipo de tumor. En este sentido, el presente y el futuro de la atención sanitaria al cáncer de ovario, así como las principales necesidades ante esta enfermedad, serán algunos de los temas que se compartan en esta charla, en la que las pacientes, en primera persona, podrán preguntar sus principales dudas con las que se encuentran las afectadas y sus familiares al hacer frente a este tipo de cáncer.

Ante esta situación -el cáncer el ovario es la primera causa de muerte por cáncer ginecológico y la sexta respecto al total de cánceres- es fundamental la labor informativa de los profesionales sanitarios y, por supuesto, de las asociaciones de pacientes. Estos datos-asegura Paz Ferrero, presidenta de ASACO- no hacen sino poner de manifiesto la importancia y la necesidad de alcanzar políticas más eficientes y eficaces frente a este tipo de tumor. La información es la herramienta fundamental en la lucha contra el cáncer de ovario, ya que no tiene fácil prevención por lo que es vital un diagnóstico precoz, teniendo en cuenta que el 90% de las mujeres sobrevive más de cinco años cuando se diagnostica de forma temprana, algo que, hoy por hoy, solo sucede en el 20% de los casos”. De esta forma, “se hace evidente que son necesarias más campañas de concienciación sobre el cáncer de ovario a través de las cuales se sensibilice a la mujer y a los profesionales en torno a los síntomas de este tumor”.

Nuevas opciones terapéuticas
“El futuro abordaje del cáncer de ovario pasa por el desarrollo de nuevos fármacos que mejoren la supervivencia libre de enfermedad. Después de casi tres décadas sin avances innovadores, actualmente, el tratamiento del cáncer de ovario está en plena revolución. Ejemplos de estos grandes avances en la enfermedad son los antiangiogénicos y los inhibidores de PARP, relacionados con las mutaciones BRCA”, afirma la doctora Mª Jesús Rubio. “La existencia de fármacos  dirigidos a pacientes con una mutación hereditaria nos exige analizar estas variables en todos los pacientes para saber si su enfermedad es hereditaria o no. De tal modo que esta mutación es un factor predictivo y pronóstico, y su tratamiento conlleva a que las pacientes vivan más tiempo y respondan mucho mejor”.

Asimismo, esta experta añade que “un resultado positivo en las pruebas indica que las descendientes de la paciente tienen un riesgo mayor de padecer cáncer en el futuro y esto también supone una oportunidad para detectarlo de manera precoz, tratarlo a tiempo y de manera individualizada”.

Sin embargo, para que la innovación y los avances sean una realidad, la presidenta de ASACO explica que “todos los pacientes deben tener acceso al mejor tratamiento y a la innovación de forma equitativa y rápida en todo el país, sin necesidad de sufrir demoras, bien sea por aprobaciones de precio, reevaluaciones regionales de aprobaciones de fármacos, demoras en la fijación del precio o cualquiera que sea el obstáculo. La salud no entiende de crisis ni recortes económicos”.

Por último, la doctora Rubio destaca el trabajo de las asociaciones de pacientes y concretamente ASACO, “ya que desempeñan una labor muy importante, porque unen a personas y esto hace que los pacientes puedan entender tanto los problemas como las soluciones de su enfermedad. Un ejemplo de ello es ASACO, que realiza una labor muy importante, no sólo por la gran labor informativa y divulgativa que ejerce, sino porque están siempre en plena comunicación con las pacientes".