martes, 21 de abril de 2015

Del 24 al 30 de abril se celebra la 10ª Semana europea de la Vacunación

Desde el Grupo de Vacunas (GeVAC) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), y con motivo de la celebración de la 10ª Semana Europea de Vacunación, se quiere reforzar la idea del compromiso político, profesional y personal que deben primar para obtener los mejores resultados en la búsqueda de la mejoría de la salud a través de las vacunas.

“Para ello son factores clave en la inmunización la complacencia, confianza, conveniencia y acceso a las vacunas”, señala el Dr. Ramón Cisterna, Coordinador del Grupo Estudio de Vacunas de la SEIMC (GeVAC). “Por otra parte es el momento de recordar según la OMS,  la necesaria colaboración para cerrar el círculo todavía abierto de la vacunación a nivel mundial y también europeo, buscando la igualdad entre las diferentes comunidades potenciando la percepción y demanda de la vacunación como estrategia fundamental en la salud de las personas”, añade.

El Grupo de vacunas (GeVAC) de la SEIMC, de reciente creación, tiene como objetivos la difusión del conocimiento sobre vacunas y su impacto en la población, especialmente entre los adultos, donde la vulnerabilidad a la infección es uno de los hechos más significativos. Esto, junto a la menor capacidad de respuesta protectora, hacen que el grupo de adultos deba ser considerado prioritario en el objetivo de protección mediante la vacunación.

Durante estos días, coinciden en su celebración tanto la semana europea de Vacunación del 20 al 25 de Abril de 2015 como la semana mundial (24 al 30 de abril de 2015) ambas auspiciadas por la OMS. Con ello se quiere enfatizar las grandes contribuciones que la vacunación ha hecho sobre los avances en la medicina, en el aumento de la longevidad, en la disminución de la morbimortalidad relacionada con las enfermedades prevenibles por vacunación y en definitiva sobre la calidad de vida.

La vacunación, una medida clave de salud pública

La vacunación ha salvado a lo largo del tiempo más vidas humanas que cualquier otra medida de salud pública, aun así queda mucho que hacer al recordar que solo en Europa en 2013 se diagnosticaron 31.685 casos de sarampión, lo que significa un aumento del 348% respecto a 2007. Tradicionalmente la vacunación de la población infantil ha sido el elemento básico del proceso de inmunización en diferentes países con niveles socio sanitarios más elevados. Además se ha tratado de lograr la equidad, a través de alianzas internacionales, para que otros países menos favorecidos accedan a la vacunación infantil con grandes coberturas. En la actualidad todavía 65 países deben alcanzar la cobertura de vacunación con Difeteria Tetanos Tos ferina del 90% y en 24 países deberían tener eliminado el tétanos materno y neonatal.

Por otra parte sería adecuado recordar los retos de la vacunación en el siglo XXI, que van más allá de la vacunación infantil y que plantea como uno de sus objetivos prioritarios en Europa la vacunación en adultos, como parte de la estrategia global de protección a grupos de población que pueden ser muy vulnerables a la infección. “Así, uno de los aspectos que debe contemplarse preferentemente, es el de reforzar la confianza en las vacunas como elemento estratégico para la protección en la comunidad, profundizando en el conocimiento sobre su seguridad y eficacia, a sabiendas que una baja percepción sobre la utilidad de las mismas tendrá sin duda efectos negativos sobre la salud pública”.