lunes, 19 de enero de 2015

La atención personalizada y un enfoque vitalista ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos en fase avanzada

La mejora constante de la calidad de vida de los pacientes con cáncer es uno de los principios que ha guiado el desarrollo de la medicina oncológica durante los últimos tiempos, sobre todo en el caso de las personas en las que la enfermedad se presenta como irreversible. Por ello, para asegurar las mejores condiciones de bienestar en los pacientes que se encuentran en esta fase, el hospital MD Anderson Cancer Center Madrid ha creado la Unidad de Soporte Integral (USI).

La USI está dedicada al tratamiento sintomático de los pacientes oncológicos con enfermedad en fase avanzada y, a través de una atención multidisciplinar y personalizada, trata de dar respuesta a cualquier necesidad física o emocional que estos pacientes puedan presentar. “Nuestro objetivo es ayudar a que estos momentos sean lo más llevaderos posible, tanto a nivel de control de síntomas como de cualquier otra cuestión que al paciente le suponga una preocupación o incomodidad”, explica la doctora Mar Mendívil, coordinadora de la USI de MD Anderson Madrid.

En cuanto al control de síntomas, la doctora Mendívil destaca que “resulta fundamental mantener principalmente un adecuado control del dolor, así como de otros síntomas como el insomnio, el estreñimiento o las nauseas que también pueden aparecer en esta fase, y que agravan la sensación de malestar que tiene el paciente”. En este sentido, es importante que se tenga en cuenta que el tratamiento de estos síntomas no debe ser agresivo, puesto que la finalidad no es curativa sino aliviar el nivel de malestar que pueda sentir la persona. “No podemos hablarles de que afronten esta fase avanzada de la enfermedad si realmente tienen dolor y lo están pasando mal”, señala la doctora Mendívil.

Al mismo tiempo,la USI se encarga también de abordar aspectos psicológicos y emocionales, tanto desde la perspectiva del paciente como desde la de su familia, ayudándoles a prepararse para afrontar estas duras circunstancias “Si el paciente quiere hacerlo, es muy importante facilitarle la expresión de sus sentimientos para descargarse emocionalmente, ya que esto le produce gran alivio. En el caso de la familia, la psicooncóloga lo que hace es trabajar sobre todo las cuestiones del apoyo y del desgaste que produce el acompañamiento del paciente oncológico en fase avanzada”, comenta la doctora de MD Anderson Madrid.
Por otra parte, esta nueva unidad valorará otros aspectos complementarios en el bienestar del paciente, como es el caso de los nutricionales o los de movilidad. Para los nutricionales, se trata de cubrir las necesidades alimentarias adaptándolas a cada paciente según su situación particular. En el caso de los de movilidad, el objetivo es mantener un tono muscular adecuado para que la persona sea capaz de mantener su máxima autonomía: poder levantarse, ir al cuarto de baño o cambiar de postura.

No hay comentarios: