domingo, 28 de septiembre de 2014

Los resultados del ensayo en fase III MAGRIT ponen en duda el futuro de las vacunas terapéuticas en cáncer de pulmón

División de opiniones entre los expertos acerca del papel de las ‘vacunas’ terapéuticas en cáncer de pulmón después de conocerse los datos del ensayo en fase III MAGRIT, cuyos resultados e implicaciones han sido presentados hoy en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología (ESMO 2014), que se celebra en Madrid.
El profesor Johan F. Vansteenkiste, primer autor del MAGRIT y profesor de Medicina en la Universidad Católica de Lieja, en Bélgica, explica: “La vacuna empleada en el ensayo MAGRIT podría llegar a proporcionar beneficio si se combina con inhibidores de los puntos de control inmune, fármacos capaces de revertir la capacidad del tumor de paralizar el sistema inmune. Otras formulaciones de la vacuna también podrían obtener mejores resultados”.
Por su parte, el Dr. Martin Reck, jefe del Departamento de Oncología Torácica del Hospital Grosshansdorf en Alemania señala: “Los resultados del ensayo MAGRIT son decepcionantes para los investigadores de vacunas terapéuticas, especialmente en cáncer de pulmón no microcítico, porque actualmente ya hay varios ensayos en fase III que no han cumplido con su objetivo principal. El concepto de vacunación en cáncer de pulmón tiene que replantearse y quizá probar en su lugar los fármacos inhibidores de los puntos de control inmune”.
La quimioterapia adyuvante en cáncer de pulmón operable se ha convertido en el estándar de tratamiento tras los resultados del estudio IALT en 2004. Sin embargo, las tasas de curación permanecen bajas, en torno al 45%, y la quimioterapia postquirúrgica en general se tolera mal en los pacientes que han sido sometidos a una cirugía de  pulmón.
En búsqueda de un mejor tratamiento tras cirugía para el cáncer de pulmón, el ensayo MAGRIT analizó la inmunoterapia contra el cáncer MAGE-A3 (también conocida como vacuna MAGE-A3). La proteína MAGE-A3 está presente en  un tercio de los tumores de pulmón pero no se expresa en las células sanas, lo que la convierte en una posible diana farmacológica. La vacuna había demostrado previamente actividad anti-cáncer en melanoma metastásico y en un pequeño estudio en cáncer de pulmón resecado.
Vansteenkiste explica: “Los pacientes toleran muy bien la vacuna MAGE-A3. En ensayos anteriores encontramos un biomarcador predictor de respuesta que nos ayuda a identificar a los pacientes que más se podían beneficiar de este tipo de tratamiento”.
Para el ensayo MAGRIT, se analizaron muestras tumorales de 13.500 pacientes con cáncer de pulmón en busca de la presencia de la proteína MAGE-A3. Tal y como se esperaba, alrededor de un tercio de las 12.820 muestras válidas, es decir 4.210 pacientes, expresaban la proteína MAGE-A3, convirtiéndose en candidatos para participar en este estudio. Tras descartar a los pacientes que no cumplían otros criterios para entrar en el ensayo, el resto de 2.272 pacientes fueron asignados aleatoriamente en una proporción 2:1 a recibir, bien la vacuna MAGE-A3, bien placebo.

No hay comentarios: