miércoles, 25 de junio de 2014

La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia publica la actualización de la Guía Clínica para el diagnóstico y el tratamiento de la Hemoglobinuria Paroxística Nocturna

La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) ha publicado la actualización de la Guía Clínica de Consenso Español para el diagnóstico y tratamiento de la Hemoglobinuria Paroxística Nocturna (HPN). Esta guía refleja el rápido ritmo de los avances producidos en el conocimiento y el tratamiento de esta enfermedad ultra-rara desde su primera edición (en mayo de 2012) hasta la actualidad. La guía se establece como Documento de Consenso Nacional de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) dada la falta de homogeneización existente en las distintas CC.AA, que se traduce en grandes inequidades en el acceso al tratamiento.

Según la Dra. Ana Villegas, del Hospital Clínico San Carlos y coordinadora del Grupo Español de Eritropatología, perteneciente a la SEHH, “en la actualidad el conocimiento de la enfermedad es mayor, hay más experiencia en su abordaje y se han recogido los últimos datos del registro de pacientes. La actualización matiza algunos temas que aún no estaban muy claros o en los que hasta hace poco no teníamos una experiencia suficiente”. La Dra. Villegas ha dirigido la actualización de esta nueva Guía Clínica en HPN.

También ha señalado que el documento se ha establecido como Guía de Consenso Nacional de la SEHH ante las distintas guías regionales existentes en las Comunidades Autónomas. “Esta circunstancia supone un importante problema, porque algunas de estas guías están ya obsoletas. El objetivo es contar con un documento de consenso único para todo el territorio nacional apoyado por la evidencia clínica”.

El documento pretende ser una herramienta breve, concisa y útil que incluye una serie de recomendaciones para ayudar a que los profesionales puedan realizar un diagnóstico diferencial y un tratamiento eficaz de la manera más precoz posible en HPN.

Nuevas claves para un diagnóstico diferencial precoz  

Los síntomas clínicos que caracterizan a la HPN son la hemólisis intravascular (destrucción crónica de los glóbulos rojos) con tendencia a la anemia y trombosis, así como un componente variable de insuficiencia medular. “Se trata de una enfermedad sistémica que afecta a diversos órganos lo que hace que la patología sea muy difícil de diagnosticar”.

La HPN puede causar daños repentinos y catastróficos en distintos órganos vitales, como el hígado, los riñones, el sistema nervioso central (SNC), los pulmones y/o el corazón. El riesgo constante de trombosis, que puede localizarse en lugares poco habituales, sigue siendo la principal causa de muerte, con un porcentaje que se sitúa entre el 40% y el 67%.

La Dra. Villegas también ha comentado que “la nueva guía establece que la citometría de flujo (prueba de referencia para realizar el diagnóstico diferencial de la HPN) está indicada especialmente en pacientes con una o varias manifestaciones: anemia hemolítica, hemoglobinuria, trombosis no explicadas en pacientes jóvenes o en localizaciones inusuales, disfagia o dolor abdominal, aplasia medular o citopenias idiopáticas y mantenidas de significado incierto”. 

La nueva guía destaca que aproximadamente el 15% de las trombosis en pacientes con HPN se producen en la circulación arterial, especialmente en arterias cerebrales y coronarias. También remarca la hipertensión pulmonar y la insuficiencia renal crónica como complicaciones especialmente graves, ésta última presente en el 65% de los pacientes y en un 21% de los casos severa. En opinión de la Dra. Villegas, “En este tipo de pacientes se ha comprobado que el tratamiento con el medicamento eculizumab es eficaz en los estadios más precoces, concretamente en estadios I y II de la insuficiencia renal crónica”.

Otro punto incluido en la actualización del documento son las pruebas de seguimiento que deben realizarse a pacientes con HPN, tanto de la enfermedad como del tratamiento. 


Eculizumab en el embarazo y en pacientes pediátricos

En estos momentos “hay una experiencia acumulada de 12 años en el tratamiento de la HPN con el medicamento eculizumab lo que nos permite afirmar que ha cambiado la historia natural de la enfermedad”, manifiesta la Dra. Villegas. Anteriormente existía una expectativa de vida acortada respecto a la población general, con una media de supervivencia de 10 a 15 años desde el diagnóstico, pero distintos estudios han demostrado que el tratamiento con eculizumab aumenta significativamente la esperanza y de la calidad de vida, equiparando los índices de supervivencia a la población general.

Este medicamento es un inhibidor del sistema del complemento, cuya activación crónica, permanente e incontrolada, da lugar a los síntomas clínicos de la enfermedad. Este fármaco es capaz de frenar las complicaciones derivadas de la patología. Eculizumab fue autorizado en España en 2007 como tratamiento específico para pacientes adultos con HPN, y en abril de 2013 la Comisión Europea extendió su indicación para el tratamiento de pacientes con HPN en edad pediátrica.

Entre las principales recomendaciones de la actualización de la Guía Clínica de HPN se incluyen las distintas indicaciones del medicamento en pacientes con HPN. Entre ellas, la anemia hemolítica intravascular crónica, la trombosis, la insuficiencia renal, la necesidad de transfusiones regulares debido a hemólisis, la insuficiencia pulmonar, la afectación del músculo liso o el embarazo en el marco de la HPN. En este último punto, los especialistas señalan el alto riesgo trombótico que representa el embarazo, mayor aún en la HPN, y la evidencia a favor de eculizumab para su prevención. “El medicamento se ha empleado con respuestas esperanzadoras, sin riesgo para la madre o para el feto. Pero su uso debe valorarse de forma individual”, ha afirmado la coordinadora de la guía.





No hay comentarios: