miércoles, 26 de marzo de 2014

167 instalaciones de cobre antimicrobiano en todo el mundo en los primeros seis años desde la certificación de la EPA

La Agencia de Protección Medioambiental de EEUU (EPA) registró al cobre y a sus aleaciones como agentes antimicrobianos en marzo de 2008. Desde entonces, han sido 167 las infraestructuras, alrededor del planeta, en las que se ha optado por instalar superficies de cobre para incrementar la seguridad de sus instalaciones ante la amenaza de microorganismos patógenos causantes de infecciones.
Las instalaciones de superficies de cobre se han realizado en los cinco continentes, tanto en centros sanitarios (hospitales, clínicas dentales o veterinarias) como en espacios de alto tránsito de personas como aeropuertos, autobuses, colegios, residencias de ancianos o guarderías. Europa es el continente en donde más instalaciones de cobre antimicrobiano se han realizado, con un total de 75 (48 en centros sanitarios y 27 en centros no sanitarios).
La primera instalación a nivel mundial de este tipo se produjo en 2009, cuando la clínica Ochiai, en Japón, instaló cobre antimicrobiano en paredes y otras superficies de contacto como pomos y tiradores de puerta con el objetivo de reducir las transmisiones de microbios entre pacientes y los propios trabajadores de la clínica.

Dos instalaciones en España: Barcelona y Ceuta
En España, han sido dos los hospitales que han apostado por la instalación de superficies de cobre con el objetivo de reducir las infecciones nosocomiales en su recinto: el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y el Hospital Universitario de Ceuta.
El pasado año, el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona decidió instalar en su Unidad de Fibrosis Quística placas de cobre en todas las superficies de contacto (paredes, puertas, mostradores, manijas de las puertas…) con el objetivo de reducir el riesgo de propagación de microbios entre los pacientes de esta enfermedad que afecta especialmente a los pulmones y que, por lo tanto, son más proclives a padecer infecciones en las vías respiratorias.
Por su parte, el Hospital Universitario de Ceuta realizó un ensayo clínico en 2012 dentro de su Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). En el estudio se midió la contaminación bacteriana de tiradores de puertas fabricados con cobre frente a otros de acero inoxidable, situados en la UCI del hospital. Los resultados demostraron la eficacia de las superficies de cobre a la hora de desactivar la bacteria E.Coli.

Una certificación avalada por 3.000 análisis
El proceso de certificación del cobre como material antimicrobiano por parte de la EPA vino precedido por la investigación realizada en la Universidad de Southampton (Inglaterra), la cual demostró que mientras que microbios MRSA (Methicillin-Resistant Staphylococcus aureus) continúan vivos sobre superficies de acero inoxidable a lo largo de tres días, los mismos microbios sobre una superficie de cobre son eliminados en 90 minutos.

Ante el interés mostrado por la EPA por esta investigación, la agencia estadounidense decidió llevar a cabo exhaustivas pruebas de laboratorio durante un año que incluyeron el análisis de 3.000 muestras de cinco tipos diferentes de aleaciones de cobre, realizadas en laboratorios independientes que seguían los protocolos establecidos por la EPA. Estos análisis demostraron que el 99,9% de las bacterias que se encontraban sobre superficies de cobre o cualquiera de sus aleaciones (con más de un 65% de su contenido en cobre), eran eliminadas en dos horas de exposición directa sobre este metal.

No hay comentarios: