lunes, 23 de diciembre de 2013

EL CONSUMO ABUNDANTE DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS PERJUDICA LAS VARICES

Las fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes son una época en la que las personas que padecen un cuadro de insuficiencia venosa crónica superficial, y en concreto de varices de miembros inferiores, deben tener en cuenta una serie de factores que pueden predisponer a un aumento o agravación de sus síntomas.

Por este motivo, desde el Capítulo Español de Flebología y Linfología (CEFyL) de la SEACV (Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular), la entidad científica médica que se ocupa de los problemas venosos y linfáticos en España, se han hecho una serie de recomendaciones de salud pública para ayudar a las personas con varices a cuidarlas de la mejor manera posible durante estas fiestas.

Tal y como ha explicado el presidente del CEFyL, el doctor Vicente Ibáñez, “los pacientes que tienen una masa corporal aumentada, con sobrepeso u obesidad, deben cuidar los alimentos ricos en grasas o dulces, dado que un aumento de su peso agravará los síntomas. Asimismo, se ha de tener cuidado con el consumo excesivo de embutidos, e igualmente de alimentos picantes o astringentes, que favorecen la congestión venosa”.

Alcohol y varices
De igual forma, “el consumo abundante de bebidas alcohólicas compromete la circulación sanguínea y el retorno venoso, provocando la dilatación de las venas y el aumento de la hinchazón y de la pesadez en los casos de las personas que sufren varices. Por ello, pueden ver agravados sus síntomas”.
El presidente del Capítulo Español de Flebología y Linfología ha recomendado a aquellas personas que sufren varices que “realicen paseos largos antes de cada comida copiosa, ya que de este modo, la bomba plantar se activa eficazmente. No hay que olvidar que en esta bomba plantar, los músculos de las piernas, al caminar, favorecen en su movimiento la compresión de las venas y, por lo tanto, el retorno venoso de la sangre, evitando su estancamiento en las varices”.

Una circunstancia, en este caso, climatológica, “puede ser también una aliada” a la hora de dar estos paseos. “Como es conocido, el frío es un potente vasoconstrictor, es decir, reduce la dilatación de venas y arterias. Por este motivo, el frío en las piernas al caminar puede también contribuir a un mejor y más eficaz retorno venoso durante el paseo”.

Por el contrario, “los días fríos que compartimos, nos hacen refugiarnos en lugares calientes y en especial, junto a braseros, estufas, chimeneas, etcétera. El calor aumenta la vasodilatación y, al igual que lo dicho anteriormente, va a ser causa de incremento de las molestias en personas con varices. Así pues, la habitación debe estar caldeada pero las personas con varices deben alejarse de las fuentes excesivas de calor”, ha indicado el experto.

En cualquier caso, el presidente del CEFyL ha hecho hincapié en que el sedentarismo y “el refugio en casa” durante estas fechas “no favorece en absoluto el cuidado de las varices y puede dar lugar a un aumento de las molestias de éstas, como pueden ser el picor, la hinchazón, pesadez, hormigueo, ardor, etcétera”.

Por último, el doctor Vicente Ibáñez también ha desaconsejado el uso de tacones de gran altura, muy habituales en los cotillones de Año Nuevo. “Es más aconsejable llevar calzado con un tacón intermedio, de unos dos o tres centímetros”.


No hay comentarios: