miércoles, 27 de noviembre de 2013

Altos niveles de sal en fármacos comunes ponen al paciente en mayor riesgo de eventos cardiovasculares

Investigadores de la Universidad de Dundee y University College Lodon, en Reino Unido, autores del estudio, aconsejan que se advierta a la población acerca de los "potenciales peligros de la ingesta alta de sodio a través de los medicamentos recetados" y que las formulaciones que contienen sodio "se prescriban con precaución, sólo si los beneficios percibidos superan los riesgos".
En un artículo publicado en Bristish Medical Journal, estos investigadores abogan por que el contenido de sodio de los medicamentos deba estar claramente etiquetado en los fármacos de la misma manera en la que lo está en los productos alimenticios.
Numerosos estudios han demostrado que el exceso de sal es perjudicial para la salud cardiovascular. Muchos medicamentos comúnmente prescritos tienen sodio agregado para mejorar su absorción, pero se desconoce el efecto de esta práctica.
El equipo de investigadores, dirigido por Jacob George, profesor clínico y consultor honorario en Farmacología Clínica en la Universidad de Dundee, comparó el riesgo de eventos cardiovasculares (infarto de miocardio no mortal, ictus no fatal o muerte) en pacientes que toman sodio a través de medicamentos efervescentes, dispersables y solubles con los que ingieren las versiones no sódicas de los mismos fármacos entre 1987 y 2010.
Los autores hicieron un seguimiento de 1,2 millones de pacientes en Reino Unido durante un promedio de poco más de siete años, tiempo en el que se produjeron más de 61.000 incidentes cardiovasculares. Se tuvieron en cuenta factores que pueden afectar a los resultados, como el índice de masa corporal, tabaquismo, ingesta de alcohol, historia de varias enfermedades crónicas y el uso de ciertos medicamentos.
En general, los investigadores hallaron que los pacientes que toman los medicamentos efervescentes, dispersables y solubles que contienen sodio presentaban un 16 por ciento más de riesgo de sufrir un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular o una muerte vascular en comparación con otros enfermos que están tomando las versiones que no contienen sodio.
Los pacientes que ingerían los medicamentos que poseen sodio también eran siete veces más propensos a tener la presión arterial alta y las  tasas de mortalidad general se elevaron un 28 por ciento. Estos eventos son impulsados en gran parte por un aumento del riesgo de hipertensión y accidente cerebrovascular.
Los autores reconocen que todavía hay cierta controversia con respecto a la relación entre el sodio en la dieta y los eventos cardiovasculares, pero dicen que sus hallazgos "son de importancia para la salud pública". "La prescripción de estas formulaciones que contienen sodio se debe hacer con precaución y los pacientes a los que se les prescriben deben ser estrechamente monitorizados para vigilar la aparición de la hipertensión", concluyen.

**Agencias

No hay comentarios: