lunes, 25 de noviembre de 2013

Alertan de que en otoño pueden incrementarse las crisis asmáticas en niños

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) alerta de las consecuencias de la contaminación en los niños asmáticos en esta época del año, debido a los altos niveles de partículas diésel en las ciudades, la mayor concentración de ácaros y humos en las casas, al ventilarse menos, lo que provoca una reacción en los bronquios ya inflamados por el asma, que pueden originar una crisis que requiera hospitalización. 

Precisamente, un estudio realizado en Barcelona y publicado en "Environmental Pollution ", ha permitido comprobar como “los niveles de partículas tóxicas son más altos en los meses finales del otoño, siendo las peores las procedentes de vehículos y la combustión”.

Y es que los distintos componentes del gasoil, “así como las partículas de dióxido de azufre o dióxido de carbono presentes en el aire, agravan la sintomatología de los niños asmáticos o con alergias respiratorias al actuar como irritantes de las vías aéreas”, ha dicho el doctor Javier Torres, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria de la SEICAP

Otra investigación reciente realizada en diez ciudades europeas y publicada en "The European Respiratory Journal", recoge que “los niños que viven a menos de 75 metros de una vía pública con mucho tráfico tienen un 14% más de probabilidades de desarrollar asma”.

Los asmáticos tienen los bronquios inflamados y estrechados. Todas las situaciones descritas anteriormente supone una reacción exagerada. Por su parte, los niños con rinitis alérgica al tener obstrucción nasal y respirar por la boca no filtran el aire y también pueden empeorar ante este tipo de irritantes. El 9% de los menores de 5 años y entre el 20 y el 30% de los que tienen de 13 a 15 años padecen esta alergia respiratoria, según datos de la SEICAP.

En caso de sufrir una crisis asmática se deberá aplicar el tratamiento de rescate indicado por el pediatra alergólogo. “Los medicamentos broncodilatadores relajan los músculos bronquiales contraídos y hacen que los bronquios se ensanchen para que pase mejor el aire en caso de sintomatología aguda”, ha señalado este experto. 

CALEFACCIÓN ALTA

Por otro lado, la contaminación interior también puede agravar “los síntomas del asma o de alergias respiratorias por la acumulación de ácaros de polvo". "En épocas de bajas temperaturas están más concentrados en las casas, porque tenemos la calefacción alta y ventilamos menos”, ha resaltado Torres.

No hay comentarios: