martes, 6 de agosto de 2013

ASISA aconseja sobre cómo disfrutar del sol y protegerse


 ASISA ha lanzadouna campaña de concienciación para informar sobre los riesgos del sol y ofrecer consejos sobre qué medidas tomar para evitar el daño solar. Esta iniciativa se ha puesto en marcha en zonas costeras,donde se entregan muestras de protección solar que incluyen esta información.

La delegación de ASISA en Almería ha sido pionera en esta iniciativa, que, tal y como explica el delegado de la compañía el Almería, Dr. José Tara, tiene como “objetivo concienciar a la población de que tomar el sol puede ser beneficioso o peligroso, en función de si se siguen o no unas normas de protección adecuadas”.

Los dermatólogos de ASISA recuerdan que el sol emite rayos ultravioleta (UV) que pueden dañar la piel. Este peligro se produce cuando hay una exposición que excede la capacidad del pigmento protector del cuerpo, la melanina. Las consecuencias pueden ser entre otras, ampollas, edema o fiebre. Los rayos UV no sólo pueden causar lesiones en la piel, también en los ojos, arrugas, manchas e incluso puede provocar cáncer.  

Sin embargo, exponerse al sol siguiendo unas reglas puede ser muy saludable. ASISA quiere recalcar el aspecto positivo que tiene disfrutar de más horas de luz y sol durante el periodo estival, pero haciéndolo con las máximas medidas de seguridad.

Las recomendaciones de ASISA para protegerse del sol pueden resumirse en 5 fundamentales:

Observar el tipo de piel de cada individuo para determinar cuál es el factor de protección solar que le conviene. Este puede variar entre el 10 y el 50 pero, a no ser que sea de piel muy oscura o negra, nunca se debe utilizar un factor más bajo del 20.

Además, debe evitarse exponerse al sol en las horas en que éste es más dañino, entre las 11:00 y las 16:30 horas.

Los protectores solares en todo caso deben contener las palabras UVB, que indica que protege contra la radiación ultravioleta B causante de las lesiones cancerígenas, y UVA, que protege contra la radiación ultravioleta A, principal factor del envejecimiento prematuro de la piel.

Los protectores deben aplicarse en casa, media hora antes de salir, es importante aplicar una cantidad que cubra bien la piel, y repetir la aplicación cuando ya se lleva un rato expuesto al sol, ya que pierde su propiedades al bañarnos y con el sudor.

Tomar el sol debe hacerse de forma progresiva, exponiéndose las primeras veces sólo unos minutos e ir incrementando el tiempo poco a poco. De esta forma se consigue que la piel no sufra una exposición muy prolongada sin haber activado sus mecanismos de defensa.

Es imprescindible también hidratarse adecuadamente, beber líquidos de manera constante y protegerse la cabeza para evitar insolaciones, desmayos o dolores de cabeza.

Especialmente vulnerables a estos peligros son los niños a los que, como indica la dermatóloga de ASISA, Dra. Esther Juárez Morales, deben protegerse a conciencia ya que “se sabe que las quemaduras que se sufren en la infancia aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel. De hecho, algunos estudios indican que más de tres quemaduras en los niños multiplica por diez las posibilidades de padecer cáncer de piel”.

No hay comentarios: